Poco a poco el Rock español va ganando el sitio que siempre se ha merecido y empieza a contar con cierto apoyo oficial y reconocimiento político. Las instituciones todavía son poco proclives -hasta tímidas diríamos nosotros- a la hora de valorar estilos como el Rock Duro, el Heavy Metal, el Punk o incluso el propio Hip-hop…, pero todo llegará. De momento se atreven con grupos como los granadinos 091, uno de los nombres de mayor prestigio dentro del Rock hecho en Andalucía en los últimos 25 años.

El quinteto ha protagonizado una gira de regreso tras su despedida de hace un par de décadas, cuando dejaron en la memoria de los buenos aficionados al Rock un estilo elegante y depurado, muy mediterráneo, que en cierto modo ha marcado la estela para la evolución de otros grandes artistas, como por ejemplo Loquillo. Su Pop-Rock adulto y con letras inteligentes les acercaba a la tabla salvavidas del Rock de guitarras, donde han cosechado siempre el favor de la crítica más exigente.

Su disco en directo publicado a finales del pasado año, “Maniobra de resurrección”, marca un nuevo punto de inflexión en la historia del conjunto, en el sentido de que muchos fans reclaman de ellos un regreso permanente y no circunstancial. Mientras los responsables se piensan si sucumbir o no a la tentación, la Fundación Caja Rural de Granada ha apoyado el montaje de una exposición dedicada al combo, a la que ha titulado “Cara B (El tour gráfico de la banda)”. La muestra se inaugura el 9 de febrero y permanecerá abierta hasta el 4 de marzo en la Sala Zaida de la citada Caja Rural en la capital de la Alhambra.

Los visitantes de “Cara B” encontrarán archivos personales de los músicos, imágenes inéditas de los artistas y algunas otras procedentes del trabajo de fotógrafos de rock de la ciudad, además de instrumentos musicales o incluso parte de la ropa y el calzado que han lucido en el escenario o los afiches de promoción. Hay un recuerdo para los compañeros que pasaron por la formación, para los antecedentes que condujeron a los actuales al lugar que hoy ocupan y para sus vivencias en los estudios de grabación o las rutas de carretera.

Leo Cebrián Sanz