Hace dos años, Adámastos fue una de las bandas que mejor disco de debut presentó dentro del panorama nacional del Heavy Metal. Sus interpretaciones en castellano de letras de contenido histórico les granjearon el interés de la prensa especializada. El álbum “A fuego y sangre” fue reseñado por el abajo firmante en la web hermana Sangre Sur Rock, por lo que recuperamos ahora la crítica del CD.

Se trata de una buena oportunidad de recuperar el seguimiento a Adamástos, tras casi un año de inactividad. Ha habido cambios en la formación de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) y sus nuevos compañeros son el bajista Pedro “Cara perro” y el batería Amable “El trueno”.

Su presentación oficial en directo se producirá el sábado de la semana, que viene, 11 de febrero, en la sala Tiffany’s Coffee (Avenida de la Tecnología, 20, en el Polígono) de la propia localidad del sexteto.

“ADAMASTOS: HEAVY METAL HISTÓRICO DESDE ALCÁZAR DE SAN JUAN (CIUDAD REAL).

Cada vez que oigo Heavy Metal en castellano me acuerdo de los años en que tuvimos que padecer a todas esas formaciones con supuestas miras internacionales interpretando en un idioma que no dominaban. Por fortuna, las cosas parecen haber vuelto a su sitio y proliferan las bandas que interpretan en la lengua que nos es común.

Este regreso a las raíces también debería incluir una revisión general de los preceptos artísticos dentro del metal nacional. De lo contrario, nuestra música dura corre el riesgo de perder su propia esencia, esa que tanto llama la atención a los aficionados de todo el mundo, que han convertido el Heavy español en uno de los tesoros más cotizados de las páginas de subastas tipo Ebay.

Valga esta perorata para poner en valor el trabajo de Adámastos, una joven formación de la localidad de Alcázar de San Juan, en la provincia de Ciudad Real. La valentía del sexteto es mucho más que anecdótica, ya que han conseguido elaborar un producto sin parangón en la escena metalera actual en España, afectada por decenas de grupos que por sus postulados bien pudieran ser de Cardiff, Minnesotta, Zagreb o Rennes.

La originalidad en su propuesta conceptual es la mejor baza del grupo. Musicalmente hacen un tipo de Heavy Rock a caballo entre lo clásico y contemporáneo, con partes melódicas y otras mucho más aceleradas y agresivas. Una mezcla valiente y arriesgada, que de alguna forma también se extiende a su elección de los argumentos tratados en sus letras.

El grupo diversifica la inspiración de sus líricas en la libertad temática más pura (el “Genio musical” de Beethoven, la pesadilla nuclear de “Mutación” o la fantasía de “La reina de los corazones rotos”), pero otorga una importancia de privilegio a una serie de relatos históricos muy cercanos a su entorno. El single “Santa Inquisición” y composiciones como “6 de junio”, “Mediohombre” “El romance de la muerte del rey Don Sancho” y “La Alhambra” son auténticas lecciones de historia castellana o española con el soporte de voz, dos guitarras, bajo, batería y teclados.

Los autores -Adámastos firma como una sola entidad- recurren a algún episodio del pasado muy conocido, sin descuidar por ello una serie de acontecimientos reales perdidos en las sombras del tiempo. Al terminar la escucha de sus canciones y la lectura de sus letras es inevitable ponerse a teclear en Google nombres como los de Vellido Dolfos, Blas de Lezo, el Almirante Vernon, Boabdil El Chico o Chaleco, la Fraila y la Galana.

El compacto comienza con una orquestada pieza instrumental denominada “El viaje a Ítaca” y a partir de ahí se adentra en un Metal épico nada convencional. Las voces guturales de su vocalista Ángel Cencerrado dan la réplica a su registro habitual, mucho más armónico, pero que en cuestión de segundos pasa de la dulzura a la brutalidad más inesperada. Sus compañeros en la instrumentación son Carlos Poveda (guitarra solista y rítmica), Diego Ortiz (guitarra rítmica y coros), Pedro Fernández (bajo y coros), Antonio Sánchez-Mateos (batería) y Óscar Agenjo (teclados y coros). Hacia la mitad del CD suena una segunda partitura instrumental: “P.G.M” (“Primera Guerra Mundial”).

El disco es producto del talento de sus protagonistas, pero también de una campaña de cuestación popular que ha logrado costear la grabación del álbum. Esta precariedad de medios se constata en la producción y mezcla, efectuada por la propia banda en unión de Roberto C. Bravo en los Bravo Estudios de su propia localidad. Faltan horas de mezcla para unas canciones que se merecen mucho más tiempo y recursos. En cualquier caso, nada que no pueda ser solucionado en próximas entregas.

Recomendamos encarecidamente “A fuego y sangre” a quienes quieran conocer lo que metálicamente se hace fuera de las grandes urbes del país. Alcázar de San Juan puede sentirse orgullosa de haber puesto su nombre en el mapa nacional del HM, gracias a una emergente promesa a la que habrá que seguir la pista para ver cómo evoluciona y mejora”.

Leo Cebrián Sanz