Lo de Avalanch con su All Star está generado una controversia tras otra, en un caso único de interés por parte de los aficionados al Metal en general y de la banda asturiana en particular. Primero fue la propia idea de resucitar el nombre de Avalanch con un único componente original -aunque éste fuese su principal baluarte e inspirador-.

Más adelante llegó el lío de los comunicados entre Alberto Rionda y sus antiguos compañeros -entre los que también estuvo un comedido Víctor García-, a cuenta de la invitación del líder del grupo para que todos ellos formaran parte de una reunión que finalmente no fue tal. Aquel cruce de opiniones generó comunicados escritos, intervenciones en vídeo y una sensación amarga de enfrentamiento en el que terminaron haciéndose públicos unos trapos sucios que nada ayudaban a calmar la situación.

Poco antes, Rionda había anunciado la regrabación de su disco “El ángel caído” con su formación All Star, lo que tampoco gustó a los más puristas seguidores de Avalanch. Por si fuera poco, el formato de cuestación popular propuesto para financiar el trabajo en estudio dejó perplejos a quienes consideran que el crowfunding es una solución a la que sólo deben acudir los proyectos más modestos o sin recursos.

Tras los primeros conciertos de su gira que conmemora el decimoquinto aniversario del citado disco, las disputas volvieron a surgir cuando se hizo oficial que su teclista José Paz no seguiría tocando en directo junto al resto del All Star. Paradójicamente, en esta ocasión fue el siempre sonriente Magnus Rosén quien terció en el lío.

Y cuando ya parecía que las aguas se habían remansado, las redes han reaccionado a la difusión pública del vídeo “Niño”, adelanto del DVD que se grabó en Madrid hace unos meses. Al parecer, el sonido espectacular del documento difiere mucho del escuchado en su día en directo, por lo que parece evidente que ha habido mucho retoque de estudio. El audio, por cierto, ha sido mezclado y masterizado por el propio Alberto Rionda.

En la historia del Rock hay ejemplos sobrados de cómo “maquillar” una grabación en vivo hasta convertirla en un producto irreal (¿conocen “Priest… Live!'”, de Judas Priest?), pero este tipo de prácticas  son propias de décadas pasadas y una formación como Avalanch tiene la calidad suficiente como para no incurrir en subterfugios semejantes.

Nuestro corresponsal en Castilla-La Mancha, José Ramón Nieto “Kema púas”, estuvo presente en ese concierto y hemos querido conocer su opinión al respecto. Nada mejor que un testimonio personal para saber si realmente hay tanta diferencia entre lo percibido en La Riviera y el resultado final de ese montaje audiovisual con el que ya se anuncia la edición del show en vivo.

“Carta abierta al maestro Rionda.

Hola, Alberto.

No sé si llegaras a leer este artículo, aunque yo creo que sí. Ante todo, quiero dejar claro que soy fan de la banda desde los inicios y seguidor tuyo de toda la vida, como bien te lo pude transmitir hace un tiempo en el concierto que Alquimia dio en Madrid.

Aprovechando la oportunidad que en su día me brindó LosMejoresRock.com para colaborar en la web, y haciendo uso de la libertad de expresión, me veo en la necesidad de aprovechar este soporte para aportar mi testimonio sobre la controversia del vídeo. Mi crítica está hecha siempre desde el respeto, sin ningún ánimo de crear polémica. Aparte, me imagino que a estas alturas “pasarás” ya un poco de las críticas y movidas que ha podido generar la maquinaria Avalanch.

Hace unos días sacabas a la luz un vídeo como adelanto de lo que va a ser el nuevo DVD de la banda. El tema elegido es el fantástico “Niño” (“Los poetas han muerto”, 2003) con Edu Falaschi (ex Angra y actualmente en Almah) acompañando a Isra Ramos, del que personalmente valoro la gran labor y peso que está llevando en tu banda. Aquella noche efectivamente fue mágica para las más de 1.000 personas que acudimos a presenciar el espectáculo de uno de los mejores grupos que ha dado el Metal patrio. Cantamos, saltamos e incluso lloramos al ver y disfrutar cada tema de “El ángel caído” y no sólo de ese disco. Fans hasta la médula. Fíjate si somos fans, que las carencias de sonido no nos importaban.

La música se escuchaba perfectamente, pero a Isra no se le oía nada. Nosotros, tus fans, le tapábamos cuando cantábamos tus canciones. Yo creo que mi ubicación era buena, ya que a mí siempre me gusta ponerme unos metros delante de la mesa. Pero es que no sólo no se oía o entendía a Isra, sino a ninguno de los cantantes que pasaron por el escenario esa noche…, a excepción de Leo Jiménez y Tete Novoa, que quizás a ellos si se se les escuchó algo mejor. Intenté acercarme a la mesa más de una vez, pero me era imposible; cuando lo conseguí, le hice un gesto al técnico como diciéndole que no se oía al cantante. Esfuerzo inútil.

Por suerte, alguno gritaba “no se oye, no se oye”, cosa que me alegró oír porque pensaba que igual era yo el raro. Claro, yo veía cámaras por todos lados , a sabiendas de que se estaba grabando para el futuro DVD. Rápido me vino a la cabeza la pregunta. “Cuando se edite el DVD, el sonido no creo que sea el que he vivido esta noche. ¿Lo manipularán?” Alberto, acabas de editar un vídeo que se supone está extraído de aquella fantástica noche, pero para nada tiene que ver el sonido del vídeo adelanto con lo que vivimos en ese concierto.

¿Cómo quieres que lo entienda, Alberto? ¿Engaño a los fans y al público en general? O quizás es que tiene que ser así. Me gustaría que me contestases públicamente. El vídeo tiene un sonidazo brutal. Pero no, no fue así. En Torrelavega pasó lo mismo. Ya en el Leyendas, según la información que me pasaron, Avalanch sonó mejor. Pero a lo que voy. El sonido del vídeo no es real. Me quedo con eso. Cada uno que saque sus conclusiones y valore. Como fan del Metal, no me gusta que se manipule el sonido en las grabaciones en directo. Esto es similar al playback de antaño.

Al grito de “maestro” fue como acabamos esa noche. Acabo estas palabras en primera persona. Espero que tengas en cuenta esta critica constructiva.

Un saludo”.

Jose Ramon Nieto (Kema Puas)