El grupo vasco de mayor trascendencia internacional es sin lugar a dudas Berri Txarrak, un trío de Rock alternativo que se ha ganado a pulso su crédito como banda de técnica depurada y entrega muy personal en directo. La calidad de este combo que interpreta en euskera ha logrado romper el techo del idioma en un mercado, el español, tan reacio a aceptar con naturalidad los idiomas cooficiales del Estado.

Resulta significativo y muy positivo que la gira termine en Madrid, ya que la banda ha sufrido en la capital varios casos de boicot a lo largo de su carrera. Los malos recuerdos asociados al Foro quedarán enterrados para siempre cuando el próximo 3 de marzo de 2017 suban al escenario de La Riviera.

Ya en febrero de 2015 se dio un paso importante en la normalización de su presencia en vivo en la ciudad con su actuación en Joy Eslava ante un público heterogéneo, que disfrutó de un espectáculo artístico sin connotación política alguna. Los propios Berri Txarrak han sabido diferenciar ambas facetas y de hecho son prácticamente nulos sus comentarios sobre cuestiones de identidad o reivindicación nacionalista.

El disco que despiden con esta última fecha es el monumental ‘Denbora da poligrafo bakarra’ (“El tiempo es el único polígrafo”), publicado en 2014 bajo su propia etiqueta Only In Dreams. El triple LP es la culminación de una progresión experimental que les ha llevado a obtener varios premios (Mejor Disco el Año en euskera de los Premios MIN a la Música Independiente, Premio Fest 2015 al Mejor Directo Nacional) y ser protagonistas de festivales importantes como la jornada del jueves del pasado Viñarock o la del sábado del penúltimo Shikillo Festival, por citar sólo dos de los eventos en los que han participado.