Francia ha enterrado a Johnny Hallyday con honores de Jefe de Estado, lo que dice mucho (y bueno) del respeto de la nación vecina por sus artistas. En España ya sabemos que la perspectiva es muy distinta, pero no por ello cejaremos en nuestra misión “casi evangélica” de reivindicar a los pioneros de la música moderna en nuestro país.

Sabido es lo que ocurrió durante los años 60 en grandes ciudades como Madrid o Barcelona, pero en todas partes hubo conjuntos ye-yé y en LosMejoresRock.com estamos orgullosos de descubrirlos o más bien recuperarlos gracias a las aportaciones de nuestros amigos y colaboradores. El entusiasta Miguel Luis Carrasco, autor del libro “Una historia del Rock”, nos puso sobre la pista de esta formación de Úbeda (Jaén), de la que además nos ha proporcionado abundante material sonoro.

Los nombres de los héroes originales fueron los de Juan Ogayar (guitarra de punteo), Balbino Jurado (guitarra rítmica y voz), Paco López (bajo y voz principal), el batería Sebastián Cortés “Seba” (batería) y José Manuel Rollán (teclista-organista y voz, ex-componente de Los Zares, de Jaén), último en incorporarse. “Seba” murió en 1992, cuando ya se le había podido ver como músico de apoyo de Víctor Manuel y al frente de su propia orquesta. Veinte años después de su fallecimiento la banda se reunió para homenajearle.  “Balbi” y un batería llamado Nino abandonaron la aventura en 2012, tras un regreso previo cuatro años antes, encargándose desde entonces de las baquetas Pedro, hermano de Cortés y antiguo miembro de Los Drogas.

Los primeros escarceos de Blue Star tuvieron lugar en actos benéficos, salones de institutos, actuando en directo para las emisoras oficiales o participando con sus canciones originales -e incluso ganando en algunos casos- en cuanto festival o concurso se terciara. Incluso se dice que el propio Joaquín Sabina forjó parte de su primera vocación musical en compañía de Blue Star.

El repertorio del conjunto alternaba las iniciales piezas instrumentales al estilo The Shadows -con sus consecuentes nacionales Pekenikes y Relámpagos- y las posteriores versiones de clásicos propios del momento, como Los Brincos, Los Bravos o Los Mustang. En materia de directos destaca sus participación en las tres fechas en la provincia de Jaén de la gira “Carrusel Ye-yé”, junto a Karina, Los Bravos y Los Pekes.

Precisamente fue Tony Caravaca, manager de los madrileños del ‘Black is black’, quien les ofreció grabar un disco en la capital, pero una vez más el servicio militar truncó esta posibilidad. Se encontraban en pleno proceso de preparación del futuro vinilo cuando “Sebas” tuvo que incorporarse a filas. Por el mismo trance pasaron sus compañeros, aunque en 1970 Paco no quiso continuar por el contratiempo castrense y ahí terminó su primera etapa. Ya antes le había tocado “desertar” provisionalmente de la música (por supuesto que a la fuerza) a José Manuel Rollán.

Los integrantes de Blue Star residieron largo tiempo en Madrid, desde donde se movían a sus plazas fuertes, como Oviedo, La Coruña, Logroño o especialmente Santander. En la capital cántabra conocieron a Marga, una circunstancial vocalista que les acompañó durante unos meses mientras Balbino “cumplía con la patria”. Fueron los tiempos de su breve denominación como The Blue Star Group.

La mejor anécdota del conjunto fue el episodio de censura surgido en 1970 en el programa “Fórmula Todo”, de Televisión Española, cuando se suprimió uno de los números musicales por mor del tamaño de las faldas de las chicas del cuerpo de baile. La emisión de aquella actuación fue postergada varios meses, cuando además la estabilidad de Blue Star se estaba viendo afectada por tanta ida y venida de reclutas.

Blue Star celebró su medio de siglo en 2015, y lo hizo con una grabación en directo el 2 de octubre en el Auditorio del Hospital de Santiago de Úbeda, como parte del programa de festejos de la Feria de la localidad. El posterior CD “50 aniversario” plasmaba lo ocurrido en aquella fecha, en la que interpretaron numerosas versiones de clásicos del Pop-Rock internacional. Para la causa contaron con el apoyo de la Agrupación Coral Ubetense, Juanjo Valero a los teclados y Roque Villar al saxo.

En aquel repertorio hubo también espacio para el Soul e incluso la ópera. Parte de esta selección tan diversa volvió a escucharse en la navidad del pasado año 2016, cuando pusieron en escena una representación escogida de “El fantasma de la ópera”. Se trató de un concierto teatralizado, en el que intercalaron canciones de artistas admirados como Domenico Modugno, José Feliciano, Julio Iglesias o Iva Zanicchi sobre un fondo de animaciones y audiovisuales. Ese día también lucieron sus composiciones propias, como “Rezo por tenerte”, “La tía en Graná” o “Lamentos de guitarra”…, además de las camisetas de “Una historia del Rock” con las que se uniformaron en el escenario.

Leo Cebrián Sanz