La biografía de Bruce Dickinson -cantante de Iron Maiden– se publicó a finales de octubre. Titulada “What does this button do?“, llegó al N°10 de la lista de más vendidos que publica el periódico New York Times en el apartado de ‘no ficción’.

Respecto a por qué no menciona episodios de sus esposas, sus divorcios o sus hijos, ha dicho:

“Antes de empezar, me puse a pensar qué biografías había leído recientemente y me habían gustado, y me acordé de ‘The moon’s a balloon’ del actor británico David Niven, que es brillante, y ‘Rum, bum and concertina’ de George Melly (cantante de Jazz y Blues, crítico y escritor) que está muy bien escrita. Pensé qué cosas tenían en común y me di cuenta de que eran grandes historias sin hablar mal de nadie. En realidad no es necesario, aunque se cree que sí hay que hacerlo para vender libros. Pero no era el libro que yo quería y tomé la decisión de no hablar mal de otras personas ni contar sus intimidades; es inmoral.”

Lo que sí narra en el libro con extensión es su cáncer de lengua, ya superado. Bruce le comunicó a la editorial que quería hacerlo para crear conciencia en la gente sobre la enfermedad, porque muchas veces no tiene relación con el abuso de tabaco y alcohol, y también quería dejar claro que la tasa de superación de este tipo de cáncer llega al 85% en unos cinco años. Dickinson además muestra su disgusto con algunos medios de comunicación que sugirieron que había contraído la enfermedad por la práctica de sexo oral.

Desde que la autobiografía salió, el cantante de Maiden ha insistido en que es una celebración de la vida, que escribe sobre sus vivencias y no sobre dejar mal a otras personas o cotilleos.

Añadió que no le agradan las biografías escritar por otras personas: “Si vas a escribir un libro sobre ti, debes hacerlo tú mismo”.

Confesó Bruce: “Escribí el cincuenta por ciento del libro en el pub. Iba al pub, me sentaba en una esquina, tomaba un par de cervezas y, después de dos o tres horas, tenía 1.500 palabras escritas.”