Ya es hora de dignificar la noble tarea de los ilustradores de las portadas de discos, aunque en  este caso toque hacerlo por un motivo desgraciado. La muerte sorprendió el pasado 14 de agosto al ilustrador y dibujante Carlos Díez, cuya vinculación con el rock viene derivada de su participación en la imagen visual de discos de Easy Rider, Hamlet, Tierra Santa y sobre todo Lujuria. También llevan su firma los tratamientos artísticos de sendos tributos a Iron Maiden y Led Zeppelin.

Díez era no obstante un artista más reconocido en el mundo del cómic internacional por sus potentes retratos eróticos y de pin-ups, que han lucido en publicaciones como la holandesa Penthouse Cómix, la italiana Stryke, la danesa Blue Fanny, la americana Heavy Metal o las españolas Eros Comix, Kiss Comix o la legendaria El Víbora. La ciencia-ficción y la fantasía alimentaron su amplio currículo.

tierra-santa-indomable

Profesionalmente también se introdujo en el mundo  de la enseñanza con la creación de la madrileña Academia de Cómic C10, una de las dos únicas especializadas en el “tebeo” moderno que existen en España.

easy-rider-regeneration

Con apenas 49 años, Díez nos deja en la flor de su madurez creativa. Descanse en paz este gran amante de la belleza y la estética más afín al Rock, que aportó a nuestro pequeño universo su imaginación y el don que desarrolló con sus lápices y pinceles.