Siempre se ha debatido en el mundillo del Metal nacional quién fue la primera vocalista femenina que puso cara y registro a los sonidos duros en castellano de los años 80. No hay duda de que la gran representante de las cantantes españolas de Hard Rock y Heavy Rock fue Azuzena, tanto en Santa como en solitario, pero la reciente reedición del disco del grupo vasco Halley ha resucitado la polémica entre los historiadores especializados en ese estilo y esa época.

La intérprete vocal de Halley se llama Marilu y dio sus primeros pasos en 1981, que fue el mismo año que también lo hizo María del Carmen García desde Barcelona. La hermana de Manolo García, músico de enorme trascendencia al frente de Los Rapidos, Los Burros y El Último de la Fila, fue una pieza clave en la primera formación de Evo. En la banda compartía protagonismo con el bajista Pedro Bruque, Richard (guitarra solista), Pepe Cánovas (guitarra) y Ramón Solá (batería). La compañía CBS no quiso contar con ella, lo que propició la llegada de Stimula, que a la postre fue el cantante oficial de los autores de “Animal de ciudad”.

Carmen García optó por recuperar su carrera artística y lo hizo primero bajo la denominación de Carmen Virus, banda con la que editó “Espíritu ansioso” (1999) y “Llévame” (2001). Más adelante se presentó con su propio nombre de pila, Carmen, también en este caso con dos trabajos en su discografía: “Carmen” (2004) y “¿Escapas o sólo caminas?” (2007). Su siguiente encarnación fue en el seno de Maine Coon, formación con la que grabó “Subiendo a los tejados” en 2013. Ya en 2017, Carmen García vuelve a ser Carmen García y regresa a la actualidad y los escenarios con un nuevo álbum titulado “Sid”.

Nos alegra comprobar que una de nuestras pioneras sigue en la brecha, aunque su música poco tenga que ver con aquella que un día ayudó a introducir en el país. Carmen hizo historia, pero sigue ahí y su recuperación abre la puerta a que quienes sólo la conocíamos por la anécdota de Evo indaguemos en su obra más reciente.

Leo Cebrián Sanz