La viuda de Chris Cornell, Vicky, sigue teniendo dudas de que el músico se suicidase. La pareja llevaba trece años juntos.

Ha dicho que no sufría ninguna adicción y que no era un hombre depresivo: “Mi Chris era feliz, amoroso, cariñoso y amigable. No era un hombre depresivo, nunca lo recordaré así. Tenía la paciencia de un santo.”

Cornell tuvo problemas de adicción hace años, pero llevaba mucho tiempo sin ellos y sobrio. Al poco de su muerte se reveló que sí tomaba medicación contra la ansiedad, si bien el médico forense no diagnosticó nada acerca de medicinas o drogas que contribuyeran a su muerte, sólo el ahorcamiento.

Vicky sigue pensando que aquella fatídica noche la medicación alteró algo en su mente: “Él no quería morir. Si hubiera tenido la cabeza en su sitio, no habría hecho eso.”

En anteriores entrevistas, la viuda de Chris dijo que en la conversación que mantuvo con él esa noche por teléfono lo notó algo seco, confundido e irritado.

Respecto al tema, en la revista People, el psiquiatra Dr. Benjamin Nordstrom dice que “es difícil conocer lo impredecibles que pueden ser los efectos de mezclar diversas sustancias que pueden alterar la mente. Algunas de estas combinaciones, especialmente aquellas que involucran medicamentos sedantes, pueden conducir a niveles de deterioro de la mente fuera de proporción. Algo que no sucedería si estos medicamentos fueran tomados por separado “.

Vicky y los hijos de Cornell el día del entierro del músico