Corey Taylor, el cantante de SLIPKNOT, dice que es imposible saber las tendencias políticas de los seguidores del Heavy Metal y de sus músicos, pero cree que la gente que va a sus conciertos es abierta de mente, solidaria y de ideas progresistas.

Comenta Corey: “Obviamente, la mayoría de los músicos con los que trato tienden a ser progresistas, solemos ser más liberales, pero tengo amigos en algunos grupos musicales que están a favor de Trump. Con ellos tiendo a no hablar del tema.”

Cree que esta gente no está bien informada y, por tanto, no hay manera de argumentar algo razonable con ellos.

Taylor cree que los metaleros son de naturaleza pacífica, lejos del estereotipo que se tiene de gente depresiva con tendencias suicidas o que escucha música con proclamas racistas.

Añade Corey: “Creo que el heavy metal y el hard rock fueron el bastión de la libertad para los inadaptados y los chicos a los que se les hizo sentir que no encajaban en la sociedad. Ha sido música para diferentes grupos étnicos y para jóvenes, como yo, que crecimos en la pobreza. El Metal hablaba por mí porque tuve que crecer bastante hasta darme cuenta de que tenía mi propia voz.”

“Los seguidores del Metal que vienen a nuestros conciertos son protectores. No me preocupo nunca de que vaya a ocurrir algo malo. Un accidente es otra cosa, pero nunca me preocupan las peleas o un ataque porque nosotros miramos los unos por los otros.”

Volviendo a Donald Trump: “El mensaje de Trump es ‘anti-Slipknot’, y no me hace gracia, porque siempre hemos procurado que la gente se mantenga unida, y todo lo que él hace es lo contrario, divide. Intentar que todo el mundo identifique a los musulmanes como terroristas es manipular. Sus posturas sobre los musulmanes, latinos y su absoluto silencio por el lema ‘All lives matters’ prueban que no está preparado para mantener a la gente unida.”

  • Por el contrario, músicos que se han manifestado a favor de Donald Trump son: el guitarrista Zoltan Bathory (Five Finger Death Punch), Aaron Lewis de Staind y Kid Rock.