Debe ser el único bigotito retro que no nos pone nerviosos últimamente, a sabiendas de que los hipsters lo han adoptado como una de sus señas de identidad. Nuestro “consentido” que lo luce es el carismático Daniel Nel.lo, seguramente el saxofonista más importante del Rock español desde hace décadas. Su trayectoria junto a Carlos Segarra en Los Rebeldes es más que conocida, aunque hace ya tiempo que camina en solitario cuando de proyectos o caprichos propios se trata.

En este contexto de iniciativa 100% personal es como hay que entender el lanzamiento de “Los Saxofonistas Salvajes”, una obra íntegramente dedicada a homenajear a sus colegas musicales del pasado y presente. Se trata de un álbum únicamente instrumental -salvo la última pieza-, perfecto para animar un cóctel, una fiesta de los años 50 o una celebración doméstica que se pretenda con algo de clase y distinción. Es decir, cualquiera en la que no se sintonice de fondo Kiss FM u otra de las radiofórmulas al uso.

La discográfica Buen Ritmo es la casa que ha editado este vinilo, que en su contraportada incluye una completísima y amena “Guía de escucha” escrita por el propio Dani Nel.lo. Él mismo ha producido los 13 cortes, que recogen composiciones de nombres desconocidos para el gran público, pero que supieron exprimir hasta la última gota creativa de este instrumento de viento-madera.

El saxo comenzó su rebelión creativa como pieza fundamental del Rhythm and Blues, uniendo a blancos y negros en torno a su potente vibración sonora. Ya antes lo habían aprovechado a conciencia las big bands del primer tercio del siglo XX, así como el estilo Be Bop, claramente enfocado al baile y el Jazz más desmelenado. De ahí a entrar por la puerta grande del Rock and Roll sólo restaba un paso cronológico…

Leo Cebrián Sanz