A finales de los años 90 y principios de los 2000 hubo un grupo de la localidad de Socuéllamos, en la provincia de Ciudad Real, que sonó mucho por su personalísima manera de entender el Hard Rock en castellano. Se escribió entonces que Nostradamus era una excelente banda de Rock clásico, con un cierto sonido a Héroes del Silencio o The Cult, por citar algunas de sus muchas influencias.

Nostradamus estaba formado por cinco músicos de la población manchega, dos de ellos los hermanos Osorio. Uno tocaba y toca aún la batería -Sergio-, mientras que David Osorio, cantante y guitarrista, se convirtió con el tiempo en un reputado músico de sesión, además de desarrollar una intensa carrera en directo como instrumentista de orquesta.

David ha seguido perfeccionando su estilo con la guitarra y la voz con actuaciones concretas en la que he desplegado su buen gusto para la elección de las versiones a ejecutar. Este segundo volumen de “Malas… influencias” se ha decantado por un repertorio compuesto de clásicos de Eagles, John Fogerty, Kiss, Mike Oldfield, Police, Dire Straits, Guns ‘n’ Roses, Europe, Dream Theater y Toto -los dos últimos grupos con dos adaptaciones cada uno-. Son canciones de cuatro décadas, con preferencia por los años 70.

Como bonus track figura ‘State of grace’, de Liquid Tension Experiment, en la que ha tocado el violín Mar López Rubio (también en ‘Moonligh shadows’, del creador de ‘Tubular bells’). Algunos arreglos de batería corresponden a Pedro J. Osorio, padre de David, con el que ha grabado, mezclado y producido en los Estudios Loreto del propio pueblo de Socuéllamos. Este tema ya se había incluido en el primer volumen de la colección, pero ha sido enriquecido con un arreglo de cuerdas. Los teclados los firma otro miembro de esta familia tan musical, en este caso su primo Fernando Martín-Peñasco Osorio.

Osorio se ha ocupado de tocar las guitarras rítmicas, las acústicas y los solos correspondientes a ambas, además de encargarse de las voces y coros. El equipo que ha utilizado para grabar este disco ha sido el compuesto por una Fender Stratocaster 50 Aniversario, Gibson Les Paul Studio, Ibanez Mod Steve Vai, pedalera Boss Gt10 y micrófono Sennheiser.

Leo Cebrián Sanz