Nos llegó en un precioso sobre cuadrado de color negro y la iconografía del angelote en la portada apuntaba a un grupo netamente Dark. Sin embargo, lo de Derry es básicamente la presentación por todo lo alto de una personalidad femenina fuerte, la de Amanda Tijeras, que ha planificado su definitivo proyecto con una ambición realmente admirable. La vocalista cerraba así su experiencia previa desde mediados de 2014 en Metadona, grupo que en los últimos tiempos respondía al nombre de Veintisiete.

Una especie de revelación artística en un cementerio parisino en el invierno del pasado año dio rienda suelta a la gestación de Derry. Aquellos cinco días en la capital francesa se sucedieron como en un moderno cuento gótico, con el oscuro influjo de un par de discos de Black Sabbath y Killing Joke y la lectura de ‘It’, la novela de Stephen King tan de moda últimamente por su taquillera adaptación cinematográfica, y de cuya ciudad protagonista toma el nombre la formación.

Ya en Madrid, Amanda recurrió para los directos y parte del trabajo en el estudio al guitarra solista Javi Quintana (Iratxo y Atraco), el guitarrista rítmico y antiguo compañero Luis Calzada (Veintisiete), el bajista Potter (Carbono 14 e Iratxo) y el batería Jorge López. Varios músicos y técnicos de prestigio permitieron a Amanda dar la forma definitiva a sus canciones: Sean Marholm (Dinero), Miguel Durden (Crisis de Fe), Edu Molina (Kitai) e Isaac Rico a la mezcla y masterización (Leather Heart, The Locos, Iratxo, Dinero, Pereza).

Derry se presenta a la comunidad rockera española con un EP titulado ‘Tera-Noir’, un repertorio de cinco temas que se autodefinen del siguiente modo: “Neogrunge, Dreampop oscuro, Rock noventero, con trazas de Metal y mayonesa. Es el proyecto holístico y espiritual de Amanda Tijeras”. Tal cual.

Esta moderna Mercedes Ferrer se maneja bien entre sonidos envolventes y ha creado un producto que llama la atención, como siempre que una mujer toma el mando y lo hace desde tesituras distintas de las habituales. No reivindicamos el Rock en femenino porque sí…; más bien, apreciamos y aplaudimos desempeños individuales tan personales como éste.

Leo Cebrián Sanz