Hace 20 años Los+Mejores era todavía un ‘fanzine’, no tenía formato de revista profesional. En el número 25 (febrero 1997) la portada la compartían Pearl Jam y Def Leppard…


por Jon Marin


Muchos eran los conciertos que cubríamos: Todo lo que pasaba por Madrid y lo que pudiésemos en otras ciudades.

En este número reflejamos también lo que habían hecho sobre el escenario:

  • Dictators, sala El Sol.- Con Dick Manitoba y Ross The Boss en sus filas, se hicieron dos noches consecutivas en Madrid. Antonio Sánchez escribía: “Una lástima que estos tíos se reunan y tengan que hacer una gira por sitios pequeños (…) cuando en los setenta llenaban el Madison Square Garden teloneados ¡por AC/DC! ¿Dónde estaban todos esos que se las dan de punks y luego van a ver al cutre de Manolo Kabezabolo?” Dentro de unas semanas, más de veinte años después, Dictators repetirá en el mismo escenario

  • Uriah Heep, sala Canciller.- Fernando Sánchez comentaba el desolador aspecto de la sala con muy poco público y finalizaba con: “Está claro que Uriah Heep ya no tiene sitio en las campañas de marketing de las compañías ni en sus inversiones en promoción, pero dentro del Rock sí lo tienen, ¡eso no se lo quita nadie!” Uriah Heep iba a tocar en Madrid hace un mes, en una sala más pequeña de lo que era Canciller, pero suspendió toda su gira europea.

  • M-Clan, La Sala.- Ya iba teniendo éxito la banda murciana y la sala de Carabanchel se les quedó pequeña, escribía José Mari M. Cebrián. Además de sus temas, por aquel entonces seguían versionando a Led Zeppelin, Beatles y Bad Company. Un detalle curioso: “El teclista y el batería sustituyen temporalmente a los originales debido a un grave accidente sufrido por el grupo en la carretera.”

  • Virgin Steele + Angra + Poverty’s No Crime.- Una breve crítica hizo O’Bruxo (que era el sobrenombre de J. L. A. Calviño, descanse en paz) de este evento en Puente La Reina (Navarra). Poverty’s No Crime tenían entonces dos discos editados; los alemanes  hicieron sólo treinta minutos de concierto. De Angra escribió maravillas, gran concierto. Los brasileños interpretaron dos versiones: ‘Painkiller’ de Judas Priest y ‘Wasted years’ de Iron Maiden. Los comienzos son duros y hay que apoyarse en éxitos. El concierto de Virgin Steele no le caló tanto, le parecieron algo excéntricos los músicos y le chocó algo la imagen del cantante, medio desnudo por el escenario, paseando instrumentos medievales y espadas.

Continuará…