“Patadas para todos” es como definiría este disco en el que no se deja títere con cabeza a través de canciones sin pausa en el ritmo y acidez en las letras.

‘Frikivisión’ es un disco de crítica social, cada una de sus canciones va dedicada a todo aquel que participa en el alineamiento y desajuste diario que padece la gente en cada uno de sus sectores.

Sin recurrir al insulto o a los reproches, el cuarteto de Corbera (Asturias) opta por la ironía descarada, haciendo burla abierta de aquel o aquello a lo que se refieren. Nadie ni nada está a salvo de las letras de Ofensivos.

Los vicios personales de cada uno que no desea que se sepan en público: ‘Pornophobia’, donde se habla de esas carpetas que escondes en tu ordenador y que no quieres que nadie las vea. ‘Mi water’; reyes, emperadores, papas y demás grandes dignatarios también necesitan ir al baño a descomer como el más humilde.

Sujetos marcianos producto del complejo: ‘Ninja gafapasta’, sobre los aficionados a la ficción y su desalineamiento con la realidad, y ‘El cobrador de la $GAE’.

La telebasura que todos conocen pero que todos consumen: ‘FTV’ (programas del corazón y concursos de baile/ canto casposos) y ‘Gran hermano’.

La violencia en las aulas cada vez mayor y a la vez más precoz (‘Violencia infantil’). Historias gamberras en ‘Tantra’ (perversión sobre el gusto del frote) y ‘Yayokiller’ (un anciano, gracias a la Viagra, recupera su instinto asesino).

Los que apoyan a los corruptos a pesar de ser también víctimas de ellos: ‘Ok. Yes, we can’ (el proceso democrático obsoleto, los políticos que prometen pero que no cumplen y, sobre todo, la gente que los apoya… y cada cuatro años la historia se repite).

La sátira social: ‘De vacaciones’ (acerca de la energía nuclear y la gente que la defiende; Ofensivos los invita a que hagan un viaje a Fukusima), ‘Politicofonía’ y ‘Cuarto milenio’.

El sonido es al más puro estilo Def Con Dos con guitarras, voces y estilo Metal-Rap. En conclusión, nos encontramos con un trabajo cuidado, cañero y ácido que hará las delicias de todo aquel que necesite esa dosis de crítica a todo y todos los que nos rodean, sin caer en el pesimismo y el amargor de otras bandas.

Ricardo Bayón