Es lo que tienen las sorpresas navideñas. Sales una noche a cenar con tu señora, señorita o cómplice y terminas descubriendo a una excelente banda en un pequeño concierto gratuito en una sala del centro de Madrid. Así nos sucedió el pasado fin de semana en la zona de Conde Duque-Plaza de España, cuando tras la velada en el restaurante Muy Placer en Conserva -tan recomendable para rockeros como para seguidores de Dani Martín-, quisimos recordar viejos tiempos en el local que en su día ocupó el legendario bar El Refugio. Este tradicional punto de encuentro de los veteranos rockeros y el característico “público de jueves” sigue aún presente en los aledaños del estadio Santiago Bernabeu en la que fue su segunda encarnación -hoy única en la ciudad-.

El espacio que alegró las noches rockeras en esta parte del casco histórico está ocupado ahora por El 14 Rock Bar. Lo que antes eran paredes cerradas al exterior ahora se han convertido en varios ventanales que invitan a entrar. Parte de la decoración es la misma, por lo que la familiaridad con las antiguas esencias sigue ahí. La música en directo es su otra baza, mientras te tomas una cerveza y degustas algunas de sus tapas por gentileza de la casa.

El trío que actuó esa noche de viernes en el animado Madrid prenavideño fue Zebra Code, un grupo local integrado por Diego (guitarra y voz), David (bajo y voz) y Shamir (batería). Apenas hemos encontrado información en la red sobre lo que se aventuran sus primeras grabaciones de estudio, por lo que simplemente nos quedamos -y no es poco- con la grata impresión de lo vivido y escuchado.

Leo Cebrián Sanz