James Kottak, batería, dice estar agradecido por las dos décadas que pasó en el grupo Scorpions, pero que necesitaba alejarse del mundo del Rock.

Hace un año Kottak fue expulsado de la banda alemana por sus problemas con el alcohol y lo sustituyó Mikkey Dee (ex-Motorhead).

James ha hablado recientemente: “Después de 35 años metido en el Rock, tenía que parar, necesitaba alejarme y pensar en James, concentrarme en mí, ponerme sano y volver al cien por cien. Aún estando en un grupo como Scorpions, te quemas. Tuve suerte de salir y estar donde ahora estoy.”

“Este último año ha sido de vida sana: Nadar, correr con mi bici, caminar y disfrutar la vida. Y además pasar tiempo con mis hijos, que era superimportante. Ellos ya han crecido, tienen 27, 24 y 20 años. En fin, que era el momento de parar y reiniciar, es lo mejor que he podido hacer.”

Kottak califica a su sustituto, Mikkey Dee, como un gran batería y un buen tipo, y comenta que su tiempo en Scorpions fue un sueño hecho realidad.

El ex-Scorpions no deja muy claras las explicaciones respecto a su salida del grupo. Dice que todo empezó a torcerse cuando en abril tuvieron que suspender algunos conciertos porque Klaus Meine -cantante- cayó enfermo y él se quedó como “¿y qué hago mientras?” Luego no se encontró bien en la reanudación de shows y comenta que tampoco le apetecía hacer la gira sudamericana.

Kottak ha desvelado que, antes de pensar en Dee, los alemanes habían contemplado fichar a Jason Bonham.

James añade haber estado trabajando en un nuevo proyecto, como Kottak, en el que toca la guitarra y canta, con la pretensión de lanzar disco en 2018.

 

Kottak estuvo casado con la hermana de Tommy Lee (Motley Crue), Athena