Hace unos años los aragoneses Insolenzia demostraron que desde la autogestión se podía editar en un formato de lujo cualquier obra que conjugara la literatura y el Rock. Sólo un grupo radicalmente distinto como Los Muertos de Cristo se atrevía a algo así -en ese caso con contenidos puramente políticos-, con el mismo éxito en los resultados físicos que sus colegas músicos de Alagón, en Zaragoza.

Viene a cuento este recordatorio de la gesta logística de Insolenzia porque el sexteto está a punto de publicar una nueva obra magna, con la que se equipara a lanzamientos como el reciente de El Drogas y su disco en vivo. “En directo” es el nuevo álbum de la formación que comandan Isabel Marco y Daniel Sancet, que recoge el audio de su concierto del 23 de enero del pasado año celebrado en la sala Las Armas de la capital maña. La grabación se presenta en sendos CDs, pero también en un DVD que respeta la integridad del repertorio de 23 temas que tocaron esa noche.

Para completar el lanzamiento se incluye un segundo DVD con la película documental “Yo nunca quise ser normal”, en la que se suceden las entrevistas a colegas de oficio, managers, promotores y periodistas.  Por si fuera poco semejante despliegue de información, este merecido autohomenaje de Insolenzia ofrece como de costumbre un generoso despliegue textual. Esta vez no se trata de un relato ad-hoc, sino de un libro de 100 páginas a todo color, inserto en el habitual formato vertical de tapa dura.

Los capítulos de este volumen extraordinariamente bien acabado son “Venimos del cuerpo” -un relato de Daniel Sancet-, la encuesta digital “¿Qué es Insolenzia para ti'”, colaboraciones literarias de numerosas firmas invitadas (Aurora Beltrán, Kutxi Romero o Kike Suárez “Babas”, entre un total de catorce), la relación de fechas de la gira de la trilogía “Celesto y la luna”, “Lo dice la prensa” -¡gracias por las dos referencias explícitas a Los Mejores Rock!-, un especial “Comandos Insolentes” -colectivos de apoyo similares a los que en su día surgieron en torno a Def Con Dos-, los créditos de todo el equipo que ha dado vida a “En directo” (“Tienen la culpa de todo”, lo denominan), el “Diario de una película documental” -una especie de making of del reportaje,- la lista de reconocimientos (“Gracias por estar siempre ahí”) y una última relación de padrinos de la banda que participaron en la campaña de financiación del disco.

Si todavía tienes el ticket de algo que te regalaron en Navidades y no te convenció demasiado, mira si la fecha de canje es generosa; yo de ti correría a hacerme con este documento histórico único, tan cuidado y exquisito como hecho con el corazón para los fans de una de las bandas con mayor proyección del Rock en castellano.

Leo Cebrián Sanz