Desde hace unas horas está causando consternación en las redes sociales un artículo publicado en Yo Dona, el suplemento de moda y tendencias del diario El Mundo. El texto se titula “El nuevo ‘heavy metal’: así lo llevarás este otoño” y es la triste constatación de que los gurús de “lo que se lleva” han puesto sus ojos en la estética rockera, lo único que no dominaban desde sus atalayas de la banalidad y el consumo compulsivo.

El autor de los consejos para la nueva temporada es Iván Avello, quien se permite sugerir qué música escuchar en los auriculares mientras buscamos nuestra prenda favorita en los expositores del H&M o el Primark (“Imagina que mezclamos en una coctelera los primeros acordes del ‘One’ de Metallica, un poco del estribillo del celebérrimo ‘Highway to Hell’ de AC/DC y una pizca del solo de guitarra de ‘Dance of death’ de Iron Maiden. Lo removemos bien y lo dejamos reposar. ¿El resultado? Un estilo a medio camino entre ‘heavy metal’ y ‘rock’, con unas gotitas de ‘punk’ y un poco de ‘grunge’).

Las escuálidas y anoréxicas celebridades y modelos de las pasarelas han decidido matar su aburrimiento poniéndose camisetas de Metallica, para solaz de los estetiscistas yonkis que siguen a diario el programa “Cámbiame” de Telecinco -“fashionistas” se llaman a sí mismos-. La que se nos viene encima es fina, puesto que las marcas y diseñadores han decidido que vuelven las cazadoras de cuero (¿alguna vez se fueron?), las botas militares y los complementos con un toque rockero. Por supuesto, los precios de estos nuevos objetos del deseo suntuario son cualquier cosa menos populares y dudo que veamos esas prendas en el Rock Fest o el Leyendas del Rock.

14791158639111

El efecto dominó ya se ha empezado a producir e incluso los productos emblemáticos de la música de usar y tirar se apuntan al carro de la “autenticidad”. Nos cuenta Yo Dona que “la fiebre por el retorno de esta moda es tal que hasta el ‘Purpouse tour’ de Justin Bieber (que llegará a España a finales de este mismo mes) cuenta con su propio ‘merchandising’ inspirado en el de las grandes bandas de ‘rock’ y ‘heavy metal’ de los 80 y los 90”. Válgame la Macarena, que decían Los Cheyenes…

Nuestro horror favorito es la camiseta que Karl Lagerfeld y Chanel han diseñado sobre una clásica portada de Iron Maiden, y que ahora luce “divina de la muerte” sobre la percha de una “popu” de Instituto. Atención a las advertencias de nuestro estilista de referencia: “Pero, ¿cómo combinar esta prenda sin que quede un ‘look’ que sobrepase lo ‘hardcore’?”. Cuidado, amigos, que lo poco (rockero) agrada y lo mucho empalaga.

Aprovechemos al menos que este curso estamos socialmente aceptados y nuestras vecinas “pijas” no nos van a mirar con los prejuicios de serie. ¿Qué será lo próximo? Sugerimos un nuevo capricho para 2017/2018. Las camisetas de las giras de Camela y el ‘animal print’ de las vendedoras de los puestos de los mercadillos de los jueves en la España profunda pueden ser un filón a explotar. Seguro que las “blogueras” de la moda se pirran por ese “puntito” chic de las bragas a un euro. Yo de momento no vuelvo a comprar en el Zara de la Gran Vía un sábado por la tarde…

Leo Cebrián Sanz