Finalizamos la cobertura de la presentación oficial en Madrid del nuevo libro de Pedro Gardner dedicando un artículo al acto central del evento, que fueron las palabras del autor sobre su nuevo libro “Hipocresía” (Ediciones Dreamin’). El joven escritor, nacido en 1990, explicó que se trataba de una obra sobre la ambición creativa y el crecimiento personal en el ambiente social y profesional de la música rock, el cine y el teatro. Su eje es la odisea vital de su protagonista, Izan, un actor al que inicialmente no parece sonreír la suerte hasta que recibe la oferta de protagonizar la nueva película de un prestigioso director.

La trama se desarrolla con un estilo muy fácil y directo, plagado de diálogos entre los personajes. Para quienes no estén habituados a leer ficción resulta muy estimulante la cantidad de referencias a la cultura del rock que pueblan sus páginas. Por citar sólo unos ejemplos, en las 64 páginas de un total de 202 que ya hemos leído desde el pasado sábado  11 de marzo han sido citados el último disco de Salvador Domínguez, la música de Rammstein, las letras de Asfalto… o incluso las cervezas del madrileño bar VKaos. Incluso los títulos de los capítulos corresponden a canciones de Gatillazo, La Fuga o Extremoduro.

Pedro Gardner es un inquieto activista cultural, ya que además de su condición de escritor también dedica su tiempo a la elaboración de guiones cinematográficas y la interpretación de pequeños papeles en cine, televisión y publicidad. Hace unos años saltó a la actualidad gracias a su primera novela: “Perdida en los 80”, que fue todo un homenaje a la década que más ha marcado a los heavies españoles de varias generaciones.

El propio Gardner lució durante el acto una cazadora vaquera en cuya parte trasera figuraba un gran parche de aquella maravillosa portada, en la que una chica se ataba sus zapatillas en una habitación en cuya pared lucía un gran cartel de Sangre Azul.

La cita con “Hipocresía” fue toda una fiesta rockera de las que nos gustaría ver más por estos lares. Hubo pequeños conciertos de los madrileños Cableados y los alicantinos Leviatán, y la dirección de los locales de ensayo Revi Rock aprovechó su bar y terraza para ofrecer una sobremesa de paella y migas, con la música de fondo seleccionada por DJ’s Apátrida (Subterráneo webzine), José Navarrete (Unidos al rock) y David Jabato (Odyssey). Gardner firmó ejemplares, hubo un insólito concurso de repostería rockera, pintacaras para los niños de los rockeros presentes, el sorteo de dos guitarras de cristal y una exposición con las  ilustraciones del dibujante Raúl Ruiz. ¿Alguien da más?

Leo Cebrián Sanz