En julio de 2013 publicamos una entrevista a Rafa Blas tras ganar el concurso de televisión “La Voz”. Recordamos hoy parte de ella…


                  por Leonardo Cebrián Sanz

El hombre de la polémica, el amado y el odiado, el envidiado y el ignorado. Todo eso se puede ser si se está en la piel del ganador del concurso televisivo “La Voz”. Como en otras ocasiones (Lordi o recientemente Fortu), algunos de los nuestros han sacado su medidor de pureza metalera para dar o no su aprobación cuales Césares en el Coliseo. Rafa se merece un voto de confianza, porque es un tipo tímido, de sonrisa franca y al que la vanidad y frivolidad del medio que le dio a conocer parece no haber rozado ni de lejos. Nos felicitamos por ello…

rafa blas

¿Cómo conseguiste sobrevivir a la locura de un programa de televisión en horario de máxima audiencia? –No me agobié. Traté de estar todo el tiempo relajado y lo más tranquilo posible. No quise ver la tele, ni leer comentarios ni nada. Los que me llegaron eran todos positivos, pero tampoco me importaba que no lo fueran. Yo tenía las ideas claras. Fui a disfrutar y si ganaba, perfecto, y si no, a casa otra vez. No tuve presión ni siquiera en la última gala. Dos días antes nos mandaron seis temas para que nos los preparáramos y yo ya dije: “Paso de todo. Si no me acuerdo de la letra, me la invento.” (Risas).

En el concurso cantaste dos clásicos de Bon Jovi, uno de Europe, otro de Abba y el ‘Show must go on’ de Queen. ¿Quién seleccionó el repertorio? –Allí hay muchas cabezas pensantes que deciden si tal o cual tema funcionará, si el público responderá… La verdad es que el único que yo elegí en el programa fue el primero: ‘Highway to hell’. Y luego alguna colaboración, como la del ‘Hijo de la luna’, con David. No soy una persona conflictiva y me daba un poco igual.

Me encanta que me hagas esa… respuesta. ¿Ya te has reconciliado con Leo, tras la polémica de la versión de Mecano/ Stravagganza? –Bueno, no sé si está peleado conmigo, pero yo no lo estoy con él ni le guardo rencor, para nada. Es más, me río del asunto.

¿Sigues teniendo contacto con tus compañeros de talent show? –Con David sí. Hablo con él de vez en cuando y su familia me ha ayudado mucho. Los concursantes tenemos un WhatsApp por el que hablamos todos juntos. También tengo un Twitter, pero no soy una persona muy de las redes sociales.

A partir de ahora, la fantasía de la tele se terminó y comienza el mundo real… –Quiero ir poco a poco y dar los pasos adecuados. No quiero que mi carrera sea de dos años, sino de fondo, con mucho trabajo y esfuerzo… Y a seguir luchando y aprendiendo. Mis padres me han enseñado a ser como soy y esa es la educación que he recibido.