Hay un país en el mundo en el que ser rockero o heavy es estar perfectamente integrado en la sociedad e incluso participar en ella como un activo más. Un país que lleva al festival de Eurovisión a un grupo como Lordi… ¡y lo gana! Un país, en definitiva, donde se respeta y apoya la diferencia, el gusto por la creatividad y el arte, y donde además no hay miradas de reprobación ante una imagen o estética que en otras partes del planeta suscitaría le persecución y el oprobio. Señoras y señores, bienvenidos a Finlandia.

El equipo del programa “Madrileños por el mundo” estuvo en varias ciudades de esta nación nórdica para reflejar la realidad finlandesa a los ojos de los españoles de la capital que por diferentes razones viven en Helsinki,  Porvooo o Suomenlinna. En esta isla declarada Patrimonio de la Humanidad reside Clara, una metalera casada con un ciudadano finés, madre de dos hijos y orgullosa seguidora de las bandas de guitarras distorsionadas y dobles bombos. Su emplazamiento sirvió como fortaleza para defender la nación de los ataques de la armada rusa, ya que el gigante soviético siempre ha pretendido establecer su dominio sobre sus fronteras con el Báltico.

logos-telemadrid-madrilenos-mundo_ecdima20140228_0004_16

Clara es la anfitriona del regreso del equipo de realización a Helsinki, donde visitan la Iglesia de Piedra y. una antigua penitenciaría convertida en 2002 en hotel de lujo (el Katajanokka) además de, por supuesto, participar en un pequeño evento musical de los que se celebran por decenas cada mes en Finlandia. Su escenario es la localidad de Korso, a sólo media hora de la capital.

Todo esto y mucho más en el siguiente enlace (la parte dedicada a nuestra colega Clara se puede visionar desde el minuto 58:08 y hasta el final del propio espacio): http://www.telemadrid.es/programas/madrilenos-por-el-mundo/helsinki-la-hija-del-baltico-no-tiene-frio

Leo Cebrián Sanz