Uno de los grupos protegidos del entorno Independance U18 camina ya con paso firme con su propio trabajo como único aval, tras un proceso de varios años de saludable aprendizaje y mejora. Algunos de los asiduos a la discoteca rockera hoy conocida por Monster Club les han podido escuchar conmo tributadores de Bring Me The Horizon y otras bandas similares como Sleeping With Sirens o Pierce The Veil, pero el momento de Ghots and Me ha llegado gracias a su primer álbum completo, titulado ‘The Unbelievable And Yet Believable Story Of A Boy And His Magical Journey Into The Unknown”.

Ha pasado cerca de un lustro desde aquel EP de 2012 -‘…And So, We Wringed Out Our Pillows’-, con el que certificaban sus primeros pasos. El single y videoclip de aquel repertorio de seis temas fue ‘King Kong Vs. Godzilla’. El reclamo de contar como vocalista con Raúl López, con experiencia previa en As My World Burns, fue lo primero que destacó de una formación también integrada por Marcos Castillo (guitarra y coros), Sergio Bazán (guitarra y piano), Víctor Amigó (bajista) y Álex Ruiz (batería). Su historia había comenzado en septiembre de 2011 por el impulso de Raúl, quien ya había tocado antes con Sergio y Víctor. Tras ellos llegaron Marcos y Álex.

Para finales de 2014 ya se habían producido las incorporaciones del guitarrista rítmico David Romero y el batería Daniel Culebras (ex-The Thousand Faces).  En su árbol genealógico de nombres propios también hay que mencionar a Julio Molina, bajista en varios conciertos durante 2015, e Iván Casquero, reemplazo de Sergi durante el verano del siguiente año.

Mientras se asentaba su equipo definitivo, Ghots and Me aumentó su experiencia en directo gracias a varias participaciones en los festivales Core or Die o el masivo y gratuito Granitorock en 2015 y 2017. También fueron parte del Moralrock 2015 y el Stone Festival de ese mismo año, del que se llevaron el premio al mejor directo.

La sierra madrileña, zona de la Comunidad de Madrid de la que procede este joven quinteto de autodenominado Rock Post-Hardcore, cuenta pues con una dignísima formación de una música preciosista y muy elaborada, emocional e intensa. El estilo de estos vecinos de Collado-Villalba puede gustar a públicos muy diversos: desde los seguidores del Pop de calidad de unos Coldplay o de la electricidad depurada de unos Muse a aquellos amantes del Metal contemporáneo que necesitan ponerse sensibles de vez en cuando. Tormenta-calma-tormenta, así late su música.

Leo Cebrián Sanz