Manuel Rodríguez, que en Gizëh es el responsable de las voces, los teclados y la batería, es un viejo conocido del Heavy Metal español por su participación en el grupo Sphinx. El final de la banda gaditana fue todo un culebrón de desencuentros, por lo que su líder ha tardado tiempo en superar el disgusto. Hace unos meses salió al mercado este primer y homónimo álbum, por lo que suponemos que la herida está cerrada y el ánimo bien templado para asumir nuevos desafíos. Suya es la producción, mezcla y masterización de este volumen musical, grabado y trabajado de principio a fin en los estudios La Nave, de Cádiz, entre agosto de 2014 y junio de 2016.

Pese a la intención renovadora, la conexión con su pasado en Sphinx sigue bien presente en esta reciente grabación. Para empezar, los temas “Amor imposible”, “Cleopatra”, “Silencio” y “Nuevo amanecer” fueron inicialmente compuestos para formar parte del último CD de la formación andaluza, titulado “Cronos”.

Entre las creaciones más antiguas de Manuel Rodríguez hay tres que destacan. “Plaga infernal”, aquí incluida, es el primer tema de Heavy Metal que compuso el autor y que por cierto nunca estuvo previsto para el cancionero de Sphinx, Nos remontamos al año 1993 y a una letra que ha sido reescrita para la ocasión.

Por su parte, la siguiente canción fruto de su juvenil talento compositivo fue “Momentos de lucidez”, ya aparecida en “Mar de dioses”, segundo largo de Sphinx y que como tal ha sido regrabada. Otra de las presentes es “Carretera sin final”, tercera en esa lista de inspiraciones de juventud, y que se quedó fuera del debut artístico de Sphinx. Todas ellas tienen ahora su definitiva oportunidad de ver la luz o una luz diferente en este nuevo formato artístico. Igual ocurre con “Sonidos nocturnos”, que cerraba la primera demo de Sphinx en 1999 y que se anuncia como final de los futuros conciertos de Gizëh.

En esta misma línea de poner en valor su trabajo de años, Manuel Rodríguez ha querido dar una oportunidad a “Sueños de ayer” y “Confesiones” -en un principio titulada “Vida”, y cuya letra ha sido retocada por no existir en su día una definitiva-. Ambas músicas y textos nos llevan hasta 1996, ya que formaban parte de un conjunto o “paquete” de canciones en el que también figuraban “La muerte sobre un papel”, “El cielo puede esperar” y “Sphinx”.

El único título que corresponde a la colaboración de Rodríguez con su compañero actual de proyecto -el guitarrista Álex Sánchez- es “Volver”. Guillermo Virués toca el bajo en seis de las pistas, mientras que Manuel Rodríguez lo hace en otras cuatro. También suenan las guitarras acústicas de Santi Suarez en las pistas originales de 2002 y la demo de 2013 de las que se han extraído los dos temas en que participa, al igual que las cuatro cuerdas de Andrés Duende en la demo 2002 de “Momentos de lucidez”.

La versión de “Resistiré” confirma que esta pegadiza melodía del Dúo Dinámico se ha convertido ya por derecho propio en un auténtico clásico de la cultura popular española.

Leo Cebrián Sanz