En el segundo concierto celebrado por Guns N’ Roses en Ciudad de México, anoche 30 de noviembre, el grupo sacó una piñata que simulaba a Donald Trump.

Axl Rose invitó a algunos espectadores a subir al escenario para darle unos buenos palos al muñeco. “Expresad lo que sentís”, dijo el cantante.

En seguida el público comenzó a gritar: “¡Culero, culero!” y “¡puto, puto!”, mientras los afortunados golpeaban con palos al Trump de gomaespuma.

En las anteriores elecciones (2012) Axl declaró que no había votado, aunque reconoció sus simpatías por el Partido Demócrata. En los recientes comicios Rose no se ha manifestado sobre si votó, pero, si lo hizo, parece claro de qué lado estaba, pues ya ha criticado en redes sociales a dos de los miembros del equipo de Trump, el defensor del muro para separar más a México de EE. UU.