El próximo fin de semana se celebra en Alemania el festival Headbanger’s Open Air, un claro precedente de lo que en España es actualmente el Hell Rock Fest. Se trata de un evento definido por algunos como “la fiesta de jardín más grande del mundo”, por lo que coincide con la cita manchega de septiembre en que también tiene lugar en el patio o finca aledaña de una propiedad privada.  Que nosotros sepamos, no existe nada igual en el resto del continente.

El acontecimiento germano, que en 2017 cumple su vigésimo aniversario, se desarrolla en una granja en medio de un paraje de Brande-Hörnerkirchen, a 40 kilómetros de la ciudad de Hamburgo. El recinto fue restaurado tras un incendio y hoy en día aloja una fecha clave en la escena metalera europea, por la que en los últimos años han pasado formaciones nacionales como Barón Rojo, Muro y Lizzies.

El cartel suele estar compuesto por algún nombre de amplio prestigio que arrastra al público menos especializado, sin olvidar por ello a bandas emergentes o de menor entidad, a las que se brinda la oportunidad de tocar en un entorno bien especial. Como vemos, las similitudes con el Hell Rock Fest son más de una.

Al igual que su “primo” del Parque Nacional de Cabañeros, el Headbanger’s Open Air cede parte del emplazamiento donde tiene lugar al aparcamiento -gratuito en el caso de Retuerta-, la acampada y un espacio de restauración con diferentes opciones de comida y bebida.

Nuestro próximo artículo sobre el festival de Retuerta del Bullaque versará sobre los accesos y la localización exacta del lugar. La cita se acerca y la expectación que se está creando nos ha recordado las palabras de nuestro corresponsal en Castilla-La Mancha, José Antonio Nieto “Kema púas”, escritas “en caliente” pocas horas después de su visita al Rock Klub. Son unas sentidas reflexiones sobre la gesta que supone la organización de semejante envite. El texto, escrito como siempre desde la sinceridad y la empatía con los luchadores, decía lo siguiente:

“Quisiera empezar este artículo pensando en alto. ¿Qué quiero decir con esto? Pues simplemente que voy a escribir lo que ahora mismo me ha venido a la cabeza, una reflexión un tanto indignada tras conocer a esa gran persona y profesional que es Rosana, la organizadora del Hell Rock Fest. Muchos profesionales y músicos ya la conocéis y enseguida entenderéis de qué hablo.

Yo me dirijo ahora a los profesionales de los medios de comunicación ya consolidados o, dicho de otra manera, a aquellos que ganan dinero y tienen un nombre en este mundo del Rock y el Metal. No veo reportajes promocionando este festival, sólo pequeños artículos realizados tras dos llamadas de teléfono a la organización para informarse de cómo van los preparativos. O bien algún artículo en la pagina web del medio en cuestión, con fotos hechas por compañeros como nosotros durante la pasada edición -de la primera no he visto nada-, que hacen este trabajo por amor al arte. Una pena…

Creo que estos medios aparecerán cuando el festival esté mas consolidado y lo conozca más gente, porque entonces sí podrá generar más dinero y lectores. En mi opinión es ahora cuando hay que apoyar con artículos como los que estamos publicando en Los Mejores Rock, desde el terreno -no por vía telefónica-. Como ocurre con cualquier banda que quiera hacerse hueco en este mundo, hay que estar ahí cuando un evento de este tipo empieza a andar.

Profesionales como Rosana se merecen mucho más apoyo, tanto de los medios especializados como en este caso de la  comunidad de Castilla-La Mancha. Señores, este evento trae gente que consume y es bueno para los negocios locales, así que hay que hacerse eco de la noticia. ¿O entramos en los tópicos de siempre? (son melenudos, drogadictos…) Por fortuna, todo eso ya se va disipando, así que ni caso. 

Es increíble el trabajo que están realizando Rosana y su pareja. Y todo ello pagado de su propio bolsillo, incluso después de haber perdido dinero con la edición anterior. Ya me diréis si no se merecen un respeto y apoyo. Vosotros juzgaréis.

Como es lógico, han aprendido de los errores de las pasadas ediciones y mejorado muchas cosas para el próximo Hell Rock. Conviene recordar que estamos hablando de un festival que se desarrolla en una explanada de tres hectáreas, en plena naturaleza. Serán 40.000 W de luz y sonido para un aforo de más de 3.000 almas rockeras. Habrá sorpresas y sobre todo la brutal producción que traerá Lordi.

Salud y Metal​”.

Leo Cebrián Sanz