Korn – ‘The serenity of suffering’


por Ricardo Bayón


korn-the-serenity-of-suffering-cdPor delante de las elecciones más impopulares de los Estados Unidos de América, donde la elección entre un candidato nefasto y otro peor, dejando en evidencia el estado en que se encuentran las instituciones estatales, la banda pionera del Nu Metal por excelencia edita su último trabajo regresando a sus orígenes más pesados y ácidos, pero sin olvidar la línea que han seguido en los últimos años, lo cual es una buena noticia para sus incondicionales, que han tenido que soportar trabajos de diferente calidad la última década.

El Retorno del guitarrista Brian “Head” Welch ha reforzado a la banda cuyo sonido se ha vuelto más desgarrador y pesado que nunca (de hecho, él mismo corrobora esta frase) con un sonido intenso que apenas decae en los 13 temas (14 en Japón “porque-ellos-lo-valen”, con la canción extra “Out of you”).

¿El mejor disco de Korn? No lo creo pero, desde luego, es el mejor en mucho tiempo.

Y pasando a despiezar el álbum, canción a canción, comenzamos desde el corte de presentación, “Insane”,  que como es lógico empieza dando tralla, con estribillos muy melódicos y estrofas muy potentes. De fondo se nota un perturbador sonido cirquense (que como todo el mundo sabe, son sitios donde la gente se vuelve majareta… o al menos en los USA) para enfocar la atmosfera de locura siniestra.

Y continuando con la ‘locura’ saltamos inmediatamente a “Rotting in vain”, una de las mejores canciones del álbum, que recuerdan al Korn de los primeros tiempos. Locura y distorsión entre el trío Fieldy-Head-Davis para la mejor canción del disco.

“Black is soul” es un tema oscuro con reminiscencias de Industrial coronado con un estribillo abierto acompañado de efectivos samples y ambientaciones. Por supuesto, no faltan los guturales acompañados de timbales y gritos desgarradores.

Voz en off al comienzo, riffs rápidos y melodía directa con modulaciones son los ingredientes de “The Hating”, un buen tema cargado de registros.

Corey Taylor (Slipknot, Stone Sour) es la estrella invitada en “A Different World”, donde el vocalista aporta los guturales a un tema cargado de melancolía con guitarras pesadas de acompañamiento. Gran tema sobre sobre la paramilitarización social estadounidense.

Dejamos la etapa Industrial para ir al Korn de los últimos tiempos con “Take Me”, tema más melódico con toques oscuros y teclados de acompañamiento. No es un mal corte pero tampoco es algo que no se haya escuchado un millón de veces en otras bandas.

“Every Things Fall Appart” continua con el ritmo melódico, si bien se hace acompañar por unas guitarras pesadas y aportes de voz del propio Head. Esto continúa con “Die Yet Another Day”, que cuenta con coros de Head y un ritmo mucho más potente en las guitarras.

Sin dejar la melodía, el ritmo funesto con tono melancólico, “When you are not here” es una canción al más puro estilo del primer Korn que marcó su propio sello en la escena nu metalera.

Para los que creían que los escraches (los musicales, no los políticos) eran cosa del pasado, aquí llega “Next in Line”,  clásico tema de distorsión rítmica, gutural, que se acompaña con registros limpios para ofrecer un hábil contraste.

Cambio de registro: “Please come for me”, que manteniendo la distorsión, la batería se pone en off para cerrar la edición del álbum normal.

Pisando el acelerador repasamos los extras: “Baby”, brutal, directo, agresivo y desquiciado, corte lleno de locura intrapersonal tan típico de Korn; y por otro lado, “Calling me son”, donde tenemos un estribillo enganchador, melódico en un principio pero brutal a medida que se acerca el final.

Sin ser el mejor trabajo de la banda (eso se deja para los tiempos del legendario “Follow the Leader”) la banda recupera gran parte del espíritu perdido con el regreso de Head a la formación ofreciendo un disco que aúna el sonido clásico con el de los últimos tiempos que no defraudará nadie, en especial a los fieles aficionados a la formación californiana.