Si hay una formación en el País Vasco dentro de la esfera del Punk-Rock que se pueda considerar de culto es Parabellum. No consiguieron el éxito popular que otros grandes nombres del Rock Radical -al menos fuera de Euzkadi-, pero destacaron por la calidad de sus canciones, que aunaban un componente melódico muy medido y personal con la velocidad y pegada propias de un sonido poderoso y compacto. Los desarrollos de sus temas no resultaban previsibles, por lo que siempre fueron acreedores del término “calidad”.

Parte de esa personalidad artística late firme en La Kontra, el nuevo grupo de su fundador y guitarrista Txetxu Palacios. Su obra de debut se titula “Siente el miedo” y con ella han girado por algunas ciudades en compañía de Gatillazo. El álbum fue editado el pasado año por Maldito Records y consta de diez temas, uno de ellos una “Intro” con el nombre del disco.

La Kontra son directos incluso a la hora de dar nombre a sus composiciones, ya que casi todas se definen por una sola palabra: “Condenado”, “Despierta”, “Nada”, “Vacío”, “Sangre”, “Rendición” y “Hienas”, que junto a “Sin fin” y “La huella” completan su cancionero.

No resultan tan lacónicos en el desarrollo de sus temas, que se caracterizan por una base rítmica de pulso acelerado (sin que por fortuna aturda por su volumen o protagonismo), una voz solista que se hace entender gracias a la modélica vocalización de su garganta, coros de apoyo que animan a sumarse al grito común y una guitarra que no descansa durante los 28 minutos de su metraje. Hay algún medio tiempo, pero predomina el pildorazo de efecto inmediato.

En definitiva, nuevas vías para el Punk-Rock del eje Bilbao-Barakaldo, una denominación de origen que en sí misma ya constituye casi una garantía.

Leo Cebrián Sanz