Muchos medios están recogiendo lo ocurrido en los escenarios principales del pasado festival Leyendas del Rock, pero muy pocos reparan en lo sucedido en la siempre atractiva carpa del Camping Stage. Todas las actuaciones fueron de acceso libre, como también ocurrió con los conciertos acústicos de una hora de duración que protagonizaron Avalanch y Mike Tramp los días jueves 10 y viernes 11, respectivamente, en una pequeña tarima situada en la Plaza Mayor de la propia localidad de Villena (Alicante).

El grupo La Skala de Richter actuó el jueves a partir de las dos de la tarde en la zona de la acampada y ofreció una breve actuación de cuarenta minutos, previa a la presencia en vivo de los alicantinos Leviatán, que contaron con el mismo tiempo. El sábado fue el turno de The Great Southern (tributo a Pantera) y Taken, y el sábado se cerró el programa de este cuarto o incluso quinto auditorio del Leyendas con Hard Love y Strangers.

Los cinco metaleros almerienses de la comarca de Almanzora y la vecina localidad de Lorca, en Murcia, presentaron sus dos grabaciones hasta la fecha: ‘Diabolus notet’ -registrado en 2013 gracias a su triunfo en los concursos 100guitarfromHel y Berja Rock- y el actual ‘Facta non verba’, aparecido en febrero de este mismo año. Dos de sus temas ya fueron difundidos en 2005 en el EP “Involución”. La banda coprodujo su álbum de debut junto a Manolo Valdés, pero su reciente CD ha dado un salto cualitativo y presume de vitola internacional en lo relativo a la masterización: Jens Bogren, de los estudios suecos Fascinating Street.

La Skala de Richter mide su capacidad sísmica en la severidad y pegada de su base rítmica y la capacidad de su cantante para pasar de un estilo clásico a registros guturales con los que acompañar las partes más agresivas e intensas de su música. La construcción barroca de algunas estructuras o melodías les otorga una condición de excepcionalidad respecto a su numerosa competencia. Hay pasajes muy íntimos que rompen en diques de rocosa dureza, siempre desde la emotividad y la entrega.

Juan Contreras (voz), Francisco Soler y Martín Oller Ocampo (guitarras), Martín Oller López (bajo) y David Clemente (batería) son los titulares de este incansable formación, siempre inquieta a la hora de ampliar sus miras artísticas y tratar de ganarse al público que gusta del Metal en castellano más arriesgado y polivalente, que bebe de varias décadas y fuentes estilísticas.

Leo Cebrián Sanz