No sólo los futbolistas de élite hacen estas cosas. También los rockeros dedican parte de su tiempo y talento a las causas humanitarias, y muchas veces de una forma bastante más discreta y sincera que esas estrellas del deporte que siempre llevan una cámara detrás… y al agente de prensa del club que les paga.

Durante la pasada Navidad, el actual vocalista de Saratoga, Tete Novoa, ofreció un concierto acústico solidario en el Centro de Integración y Oportunidades Padre Zurita, en la localidad madrileña de Alcorcón, que está destinado a personas con discapacidad.

Se trata de un espacio habilitado por el grupo Amás, que cuenta con 30 plazas fijas y además funciona como centro de día. Dispone de diferentes aulas para talleres, piscina, enfermería, servicios terapéuticos, equipamientos deportivos, cafetería y salas de estar. El objetivo de la organización no es sólo facilitar la convivencia de sus habitantes y trabajadores, sino lograr a medio y largo plazo la inclusión de sus residentes en el mercado laboral.

Tete estuvo acompañado del guitarrista Roberto Sánchez y de la realizadora de vídeo Silvia Rescalvo, que ha elaborado un vídeo a modo de resumen de la velada. En él se refleja perfectamente la emoción de una ocasión tan especial… y al mismo tiempo tan diferente de las que Tete experimenta como cantante de Rock.

El artista, que también mantiene una intermitente carrera en solitario, ha escrito un breve texto sobre lo vivido ante una audiencia tan entregada y agradecida:

“A veces da rabia pues parece que es sólo en navidades y en estas fechas cuando se sensibilizan las personas, cuando parece que hay que desear lo mejor a la gente que quieres y que te rodea, y cuando mostramos nuestro lado mas solidario. Ojalá esos sentimientos duraran todo el año…

(…) A veces con muy poco puedes hacer grandes cosas…
.
Feliz año a todo/as y solo para los que os hayáis portado bien este año… que os traigan muchas cosas los Reyes Magos”.

Leo Cebrián Sanz