En los últimos días está generando bastante preocupación y controversia en Navarra el artículo publicado el pasado sábado 8 de abril, a cuenta de las canciones que suenan por la megafonía del estadio del Club Atlético Osasuna. El texto se titula “Osasuna y los inaceptables cánticos de El Sadar” y está firmado por Gustavo Galarreta, que se autoproclama analista de seguridad y defensa.

Esta vez no se trata de un tweet polémico, sino de una columna de opinión publicada en el diario digital Navarra.com, vinculado a El Español, otro medio de similares características dirigido por Pedro J. Ramírez.  El subtítulo que reclama la atención del lector es el siguiente: “Una ley indica incompatibles el deporte y la violencia, algo que podría revisarse en la banda sonora que se pone en El Sadar”.

El supuesto especialista dirige sus iras a la emisión por parte del animador oficial del club de canciones como “No hay tregua”o “Balas blancas”, a las que acusa de incitar a la violencia. Galarreta se afirma escandalizado porque tales letras puedan ser escuchadas por niños y niñas, dado un contenido que nada tiene que ver con “el mensaje de nobleza que tiene por bandera el ideario rojillo”.

El polemista también protesta por la difusión pública de “Nicaragua sandinista”, el clásico de Kortatu, sobre el que hace une breve (y negativa) exégesis. La perorata culmina de esta manera: “Osasuna no puede, o no debe, lanzar en su campo mensajes que no sean los adecuados para formar en valores a todos los jóvenes que acuden a El Sadar”.

Leo Cebrián Sanz