Hace 20 años Los+Mejores era todavía un ‘fanzine’, no tenía formato de revista profesional. En el número de “octubre/ noviembre ’96” la portada la ocupaban tres grupos: Metallica, KISS y AC/DC.


por Jon Marin


lm-oct_nov-96

Mandaban mucho los conciertos que veíamos en las portadas y contenidos de aquella época. Metallica pisó Madrid el 22 de septiembre de 1996 y le acompañaban en el cartel Soundgarden y Corrosion Of Conformity. El concierto se celebró en el desangelado Estadio Olímpico de la Comunidad de Madrid –más conocido por “La Peineta”- que iba a ser el centro de los Juegos Olímpicos nunca conseguidos por la capital española en tres intentos: 2012, 16 y 20.metallica-la-peineta

De la crítica se encargó el que firma y de Corrosion Of Conformity hacíamos ver que, en que aquel momento, tenían que estar muy bien apadrinados, pues nos topábamos con ellos en todos los conciertos y festivales. Se estaban ganando el apodo de eternos teloneros y, como decía el compañero Fernando Sánchez, “debe ser una buena forma de ganarse la vida y conocer mundo”. Era de día, no había un gran sonido, pero mucha gente se agolpó frente al escenario para disfrutarlos.

La voz de Chris Cornell de Soundgarden  me parece una de las más bonitas y personales de la escena rockera desde hace mucho. Sin embargo, aquel día escribí sobre sus cualidades vocales: “La bajada de enteros de la que fue calificada en sus comienzos como una de las mejores voces jóvenes del Rock, la de unos matices que rozaban lo imposible, es un hecho que comprobamos in situ.” El grupo venía presentando su disco ‘Down on the upside’ y, afortunadamente para mí, como en este redondo, el concierto tuvo más matices de Rock Duro que de Grunge: “Llamar a este cuarteto un ‘grupo Grunge’, al menos en directo, es una frivolidad”, sentenciábamos. Muchos criticaban que Metallica no les hubieran dado más luces y aportes escénicos pero escribíamos que así era el estilo de las bandas de Seattle que habíamos visto hasta ese momento: “Pocas luces, tonos tenues y escaso colorido.”metallica-1996

Metallica montaron un escenario de dimensiones desproporcionadas, el espacio se lo permitía, pero nos quejamos de que no llevaron toda la tramoya que sí se habían utilizado en los otros dos conciertos de España: San Sebastián y Barcelona. Poníamos: “Durante el show pocos efectos, rampla luminotecnia y escasos fuegos artificiales y petardazos.” Muy curiosa fue su aparición en el escenario, las luces de éste no se encendieron y, por el contrario, todos los focos apuntaban al público. Fue como un cambio de roles, ellos nos quería ver y así se desarrolló más de la mitad del primer tema, la versión de ‘So what?’ La banda presentaba el controvertido, para los seguidores de su primera época, disco ‘Loud’. Tocaron cinco temas de él pero, en general, hicieron un concierto más tranquilo de lo habitual incluyendo ‘Nothing else matters’, ‘The unforgiven’ y explayándose en ‘And justice for all’. Decíamos que parecían “luchar contra el tópico de Metallica igual a caña, velocidad y fuerza” y examinamos uno a uno a los componentes:

Kirk Hammet pide a gritos salir del básico puesto de ‘guitarrista de Metallica’ para solicitar un sitio entre los mejores del Rock Duro.”

“El liderazgo de Lars Ulrich cada día se consolida más (…) Su camiseta era blanca por el contrario de la uniformidad negra que siempre les ha caracterizado y que sí cumplían los otros tres.”

James Hetfield cada día es más cantante y menos voceras.”

Jason Newsted cumple y no le podemos pedir más, no porque no llegue, sino porque –creo- no le dejan. Es la oveja (negra no) blanca, dócil, a la que se le imposibilita descarriar.”

El concierto tuvo un cierre maravilloso con ‘Overkill’ de Motorhead.

Cómo no, lanzamos un dardo a su nueva imagen de pelos cortos. Nosotros toda la vida luchando por tenerlo largo y nuestras estrellas, día tras día, comenzaban ya, en los noventa, a abandonar este tipo de imagen.

(Continuará).