La noche del pasado miércoles 14 de junio tuvo lugar en los madrileños cines del Palacio de la Prensa la premiere del documental que los directores Chema Veiga y Juan Moya han dedicado a la banda asturiana Ilegales. “Mi vida entre las hormigas” es una producción independiente realizada gracias a un proceso de cuestación popular.

El audiovisual será editado en un DVD especial, ya que irá acompañado de un libro autobiográfico del propio Jorge Martínez, cantante de Ilegales, y el CD con la banda sonora, entre cuyas canciones destaca la inédita que da título al documental. Los otros diez temas han sido regrabados para la ocasión. Esta excelente producción pretende ser exhibida en proyecciones concretas en algunos cines, como corresponde a lo ambicioso y osado del proyecto.

“Mi vida entre las hormigas” ofrece un recorrido completo por la trayectoria del trío asturiano, aunque muy centrado en la figura hipnótica de su líder y vocalista. Como siempre pasa en estos casos, hay detalles que podrían haberse mejorado o completado, pero se trata de una obra de autor, con todo lo bueno y malo que ello implica.

Lo que resulta innegable es el interés de esta nueva aportación a la historia del Rock nacional, que pone en valor a un tipo coherente al máximo con su visión de la vida, que jamás se ha casado con nadie y cuya autenticidad y talante le pone a la altura de otros grandes tótems como Evaristo o Rosendo (cada cual con su propia circunstancia, por supuesto).

El preestreno madrileño contó con una animada concurrencia muy vinculada a la producción audiovisual española, que aplaudió a rabiar las palabras que los directores y Jorge “Ilegal” dirigieron al público al comienzo de la proyección. No hubo mucho rockerío, pero sí algunas caras conocidas como las del crítico Jesús Ordovás, la presentadora Carme Chaparro -en la imagen-, la violinista Judith Mateo o el rockero Lúter.

Leo Cebrián Sanz