El guitarrista alemán Michael Schenker (Scorpions, UFO, MSG) ha atacado duramente a su hermano Rudolf y a Scorpions.

Respecto a que Scorpions estén celebrando su 50º aniversario, protestó:

-No son cincuenta años. En realidad, Scorpions celebrará 50 años en 2020. Hay que contar desde que el grupo grabó su primer disco, no desde que alguien tuvo la primera idea de llamar a una banda Scorpions. Además, tocan la lista de éxitos con gente totalmente diferente a la que grabó el primer disco. Es basura.

-Lanzan un disco de éxitos con la etiqueta “50 años” y no han pasado cincuenta. Dijeron que no tocarían más, que se despedían, en 2010; y siguen tocando y el año pasado graban otro disco (‘Return to forever’). ¡Vaya mierda! Se han vuelto insensibles, sordos, viejos y calvos…

michael schenker niño

En lo que se refiere a su hermano, Rudolf Schenker (guitarrista):

-Me hace feliz que Rudolf disfrute su éxito. Siempre lo he apoyado. Siempre le he dicho a la gente: “Mientras él sea feliz…” Ha conseguido lo que quería, yo también; todo está bien.

-Rudolf no sabía componer música. En ‘Lonesome crow’ (primer disco de Scorpions, 1972) yo fui el único compositor, yo hice prácticamente toda la música. Rudolf aprendió todo lo que sabe de mí, a pesar de que yo soy siete años más joven. Cuando yo tenía 23 años, él tenía 30 y no se le conocía en EE. UU. No lo consiguió hasta los 33 años, con ‘Blackout’.

Más leña:

-Cuando me fui a UFO, Scorpions copiaron todo lo que hacíamos. Si escuchas los discos, lo notarás claramente. Incluso contrataron al mismo diseñador de portadas. Rudolf adoptó mi misma imagen. Él quiere distorsionar la realidad y que la gente crea que tiene personalidad.

-¿Por qué Rudolf me preguntó si podía utilizar la guitarra blanca y negra? ¿Por qué me preguntó si le daba los créditos de la canción ‘Coast to coast’? Fui generoso porque es mi hermano. Pero me he dado cuenta de que han inventado una historia respecto al periodo de ‘Lovedrive’ (sexto disco de Scorpions, 1979; Michael Schenker hace los solos de guitarra de tres canciones pero no aparece como autor de tema alguno), y es mentira.

-Rudolf sabe exactamente todo lo que ha hecho mal, y sólo él lo puede solucionar, pero es un maestro del engaño. Por mi parte todo está claro y limpio. Si eres tan adicto al éxito y tienes que hacer cosas tan complicadas para llegar a él -incluso hacer trampas y mentir-, yo no tengo nada que ver con eso. Yo soy un artista y hago música. Scorpions no escriben sus canciones. Han perdido el rumbo en los últimos 23 años. Rompieron con Herman Rarebell (batería, ex componente de Scorpions) y Francis Buchholz (bajista, ex) que también fueron parte de los grandes éxitos de los ochenta y del éxito incluso político con ‘Wind of change’. No los hacen partícipes de los premios… de nada. Ahora Scorpions son sólo tres personas codiciosas. En los últimos 23 años no han hecho nada de lo que merezca la pena hablar. Sólo siguen ordeñando del pasado lo que consiguieron con Francis y Herman. Tal vez la gente tenga miedo a decirlo, pero el hecho es que están engañando a todo el mundo.

-Estoy muy decepcionado con Rudolf, pero no hay resentimiento, no hay veneno. Si estoy alejado de él, es porque no sé qué más se va a sacar de la manga para justificar ciertas cosas. Es un maestro de la mentira, un “quiero y no puedo”. Puede hacer lo que quiera, pero yo me mantendré lejos. Es mi hermano mayor y básicamente me intimida con lo que él quiere.