Genio y figura…, por lo menos hasta que se celebre el festival Rocktiembre el próximo fin de semana en la plaza de toros de Las Ventas, en Madrid, junto a Asfalto, Barón Rojo, Burning, Coz y Topo. Menos de 24 horas después del repentino “calentón” de José Carlos Molina, el líder de Ñu ha vuelto a publicar en su Facebook un mínimo comunicado que desdice todo lo afirmado con anterioridad.

Se cierra así esta inesperada boutade (o frivolidad, que diríamos en castellano) de no querer tocar en el evento por su disgusto con la hora de inicio de su concierto:

“Ñu tocará este sábado desde las 19:50 minutos hasta las 20:40 minutos y después nos tomaremos unas cervezas mientras oímos a nuestros amigos con vosotros”.

Tras el revuelo formado, la pregunta fundamental sigue sin respuesta: ¿realmente el flautista firmó el contrato con la organización sin sacar a colación o negociar su posición en el cartel? Molina es “perro viejo” en el negocio de la música, por lo que nos extraña muy mucho que así fuera.

Por otra parte, ya hay quien afirma que esta nota discordante no ha sido sino un modo muy sutil de reclamar la atención del público hacia su presencia en el acontecimiento del sábado 17.