Siempre lo decimos. La promo, para quien se la trabaja, y en este caso hubo un grupo que aprovechó la reciente celebración del festival Leyendas del Rock para difundir su existencia y obra discográfica. No sabemos de dónde salió, pero en el bolsillo nos encontramos una octavilla con información de un quinteto que presentaba su segundo disco ‘Hellthrone’, con “13 cortes de puro Black/Death demoníaco que te sorprenderá”, disponible a partir del 1 de octubre de este año.

Una vez puestos sobre la pista, nos encontramos con que Mortis Cruentus proceden de Torrellano (Alicante) y acreditan una demo (‘Maid of the mist’, 2007), un primer CD oficial (‘Agony as doom’, 2009) y un EP (‘Winter holocaust’, 2013). Comenzaron su trayectoria en 2003 con el nombre de Dark Wood y su base instrumental más veterana es la compuesta por Antonio “Toño” Raymundo a las guitarrra y Daniel DeLarrazábal a la batería. El bajista Luis Antonio Varó, único de los fundadores que aún continuaba, lo dejó en enero de 2016.

De la parte vocal se encargó desde 2012 Débora Blanco, a la que también se ha podido escuchar en Deep Red Blood y Sick Six Sins. Antes había pasado por el micrófono Juan P. López, Miguel Tomás como segundo guitarrista hasta 2008 y Sabbath como guitarra solista desde el verano de ese mismo año y hasta 2011 -su sustituto fue Dante, que a raíz de la deserción del vocalista también optó por dejarlo-. En semejante maremagnum de nombres propios hay que consignar la reciente baja de Sergio Pastor (Kondenados) al bajo y y el alta de Jabo (Nethertale) a la voz.

Este baño sangriento de Death Metal puede ser más melódico o brutal según los temas, pero mantiene la línea del género en cuanto a las letras del Metal Extremo más oscuro (muerte, violencia, guerra…). El single de su nueva producción se titula ‘Legitimus rex daemoniorum’.

Leo Cebrián Sanz