El famoso disco de Nirvana ‘Nevermind’ ha vuelto a la lista de los 200 discos más vendidos de Billboard. A mediados-finales de febrero vendió cinco mil copias, lo que no es muy usual en estos tiempos de ‘música gratis’.

Esto significa que ‘Nevermind’ ha conseguido estar en dicha lista 350 semanas (no consecutivas). De este modo, el disco más vendido de Nirvana se coloca en el puesto número 8 de “semanas presente en la lista Billboard”, que tiene ya 61 años desde que se creó. El récord de semanas en la lista (927) sigue siendo para ‘The dark side of the moon’ de Pink Floyd.

El bombazo del disco de Nirvana supuso el liderazgo del Grunge en la escena roquera internacional en detrimento del Hair Metal.

 

 

 

El bebé de la portada en la actualidad

 

 

 

 

 

 

  • Lo que dijeron músicos multivendedores hasta el inicio de los noventa acerca de lo que supuso el éxito de ‘Nevermind’:

Nikki Sixx (bajista de Motley Crue): “Antes de que la MTV empezara a programarlo, dije: ‘Aquí hay un disco de Rock importante’. Nunca entendí a las bandas que le echaban la culpa a Nirvana por cortar su carrera, quizás es que no tenían buen material para competir. No puedes mear como un cachorro si quieres correr contra los grandes perros.”

Phil Collen (guitarrista de Def Leppard): “En la fiesta de premios de la MTV de 1992 fuimos el cordero a sacrificar. Estábamos Nirvana, Pearl Jam, Chili Peppers y nosotros. La gente fue hostil con nosotros y me pareció de risa; o sea, llega un nuevo tipo de música en la que nadie quiere parecerse a nadie, ¿y se muestran cerrados de mente, intolerantes? Por desgracia, nos metieron en el paquete de esas horribles bandas de Hair Metal, aunque nosotros nunca pensamos que éramos parte de ellas. Así que cuando Nirvana llegó al mundo de la música fue como: ‘Sí, nos van a joder un poco’. Pero hicieron muy buena música.”

Tracii Guns (guitarrista de L.A. GUNS): “El Pop Metal en aquel momento se estaba volviendo muy superficial y blandito. Nirvana simplemente recordó a la gente que el Rock debe tener pelotas. Un amigo me dejó ‘Nevermind’ un poco antes del ‘pelotazo’ y, de primeras, no me enganchó; pero a la semana de escucharlo ya me tenía pillado. La revista inglesa Kerrang! sacó una foto mía con una camiseta de Nirvana y hacían un comentario como que yo me la ponía por moda.”