Son tan jóvenes como el público que los arropa y se han convertido en la última sensación del Ska-Punk más divertido y desenfadado, al punto de arrastrar ya una amplia base de seguidores.

Se llaman Oktopussy y autodefinen su estilo como “Ska-Punk, Punk-Rock”, con influencias de Ska-P, The Locos, Billy Talent o Rage Against The Machine. El combo se formó en 2015 y está integrado por Charly (voz y guitarra), Julio (guitarra y coros), Gonzalo (bajo), Juan (teclados y coros), Eddie (saxo), Dani (trombón) y Edu (batería).

Con apenas unos meses de vida y actuaciones, el septeto ha logrado su primer éxito, titulado “Dame Swag”. La letra clama contra la nueva tribu urbana de los swaggers y resulta una parodia en toda regla de la dudosa estética y ética de este grupo social que hace de la impostura y la superficialidad sus principales señas de identidad.

La intención de Oktopussy es clara: “fiesta, inconformismo y ganas de comerse los escenarios”. En directo hacen versiones de A-ha, Offspring, La Raíz o el clásico ‘Bella ciao’.

Oktopussy forma parte de la escena juvenil (casi adolescente), que bulle en Madrid y que suele reunirse en el entorno de la Plaza de España y el Templo de Debod -en el Parque del Oeste-, y que los sábados por la tarde frecuenta las sesiones vespertinas de rock para menores que organiza la sala Independance.