Todos los pueblos y ciudades que en nuestro país son cuentan con su propia historia de grupos de música ligera, Folk, Pop o Rock. Muy pocas veces alguien rescata del olvido sus nombres y trayectorias, pero por fortuna los milagros del patrimonio también existen y siempre estamos tras la pista de aquellos CDs, DVDs o libros que aportan algo de luz a la historia de la música popular en España.

“Orquestas, Conjuntos y Grupos de Socuéllamos (1950-2017)” es un documento audiovisual de casi una hora de duración, que recoge una a una y en orden de aparición cronológica todas aquellas formaciones que han animado las matinales y noches festivas de esta localidad de la provincia de Ciudad Real, y que han paseado el nombre del municipio fuera y dentro de Castilla-La Mancha.

Cada formación es presentada en sus distintas etapas, señalando el primer año de su actividad y el nombre y función e instrumento de sus diferentes componentes. Intuimos que el trabajo de identificación de los diversos músicos ha debido ser complicado y casi propia de un arqueólogo, por lo que no queda menos que felicitar al autor del montaje final, el fotógrafo Antonio Reales Figueroa, junto a un equipo de colaboradores que acredita la tradición familiar de la casa como cronistas visuales de Socuéllamos.

Un fondo de animaciones digitales sirve como marco al desfile de nombres propios, que se ilustra con imágenes increíbles de jóvenes ye-yé posando junto a carros tirados por burros, rockers ochenteros en un tradicional patio manchego o incluso una cuadrilla de músicos al pie de la pequeña tinaja con el yugo y las flechas que en su día dio la bienvenida a Socuéllamos en tiempos del franquismo. También se incluyen documentos complementarios, como las características fotografías de estudio o carteles de recitales y conciertos, algunos de ellas con su localización exacta en el calendario.

Una cortinilla negra sirve para separar a cada orquesta, conjunto o grupo, cambiando la música que acompaña la retrospectiva según corresponde a la moda musical o estilo dominante en la época. Sólo en el caso de los grupos más contemporáneos se incluye la música propia de los autores -como en el caso de nuestros queridos Nostradamus, por ejemplo-.

La lista de héroes artísticos manchegos tributados es la siguiente: La Estrella Jazz  (1950), Jazz Atómico (1951), Conjunto Palma (1955), Orquesta Paloma (1955), Los Brokens (1964), Los Loquines (1965), Los Dardos (1966), Los Siglos (1966), Los Ticket’s (1966), Neanderthal Club (1966), Batman (1967), Generación Perdida (1967), Los Rayos (1967), Los Cosmonautas (1968), The Hippie’s (1968), Sol Naciente (1969), Fuego Eterno (1970), Los Áncoras (1970), Cenizas Ardientes (1974), Ajedrez (1976), Tierra Mojada (1981), PK2 (1985), Los Hermanos Dalton (1988), Casos Perdidos (1988), Arianna (1990), 69 Fluidos (1991), Kalenda Maya (1996), Nostradamus (1996), Kódigo (1997), David García (2001), Atrapa2 (2004), H20 (2007), La Marisquería Rock (2014) y Copérnico (2015), además de un par de formaciones de las que no se ha encontrado material gráfico: Plumb (1990) y La Leyenda (1993).

Los beneficios de este monumental esfuerzo de respeto a la cultura autóctona se destinan a la entidad Afymos, que es la asociación local de familias y amigos de personas con alguna discapacidad. Aún quedan algunas copias, que se pueden adquirir en la propia tienda fotográfica de Reales.