Seguimos repasando los grupos que han compartido cartel con la banda Kramp -concretamente en el concierto solidario con Radio Utopía celebrado en San Sebastián de los Reyes (Madrid)- y hoy toca referirse a Phorceps, una formación de la capital de España, donde hacen de las suyas desde 2007.

Su primera alineación estuvo integrada por el guitarrista Pumuky y el bajista Kayser. Ambos reclutaron a Fernan a la batería para dar vida a una génesis de Phorceps llamada Broken Condom. El quinteto como tal se completó con Boron a la voz y Chechu en la segunda guitarra hasta su salida en dirección a Beethoven R. Su sustituto fue el músico hispano-alemán Lolo, con quien ya comenzaron a funcionar con su actual denominación.

Los cambios de caras siguieron produciéndose de manera inexorable, ya que Lolo lo dejó y David Yáñez se hizo cargo de las seis cuerdas de apoyo. También Pumuky se quedó en la camino de la historia de Phorceps, en esta ocasión reemplazado en 2012 por D. Lasso.

Ya con cierta estabilidad afrontaron la grabación de su EP “Niebla”, con cinco canciones y tirada limitada a 300 copias. La ruta de presentación incidió especialmente en la zona mediterránea de Valencia, Alicante y Gandía, además de su metrópoli de origen.

Su última alta fue Kike en el lugar que ocupaba Yáñez. Desde el verano de 2014 trabaja con sus compañeros en el estilo que practican, un Heavy Metal de tintes muy clásicos. 

El segundo EP se publicó en 2015, también de manera independiente y de nuevo en castellano, esta vez con cuatro temas. El medio millar de copias en el mercado de “Viene a por ti” ha vuelto a tener una distribución muy fecunda, por cuanto Phorceps mantiene una cierta regularidad en sus presencias de directo.

Han efectuado tres giras: “Y lo habrás hecho aposta World Tour” (2012-2013), “Rayas y centollos” (2013-2014) y el más reciente “Vienen a por ti Tour”, con el que han ampliado su radio de acción a un buen número de provincias y territorios. El próximo 24 de marzo serán los teloneros de Medina Azahara en la Sala Óxido, de Guadalajara.

Leo Cebrián Sanz