Tras un debate radiofónico que escuchamos recientemente y en el que se denunciaron varios de los ejemplos que leerás a continuación, nos hemos animado a escribir sobre los promotores de los conciertos (más bien, los grandes):

Algo que viene siendo un clamor desde hace unos tres años es la falta de profesionalidad y el nulo respeto a los medios de comunicación especializados por parte de las grandes marcas de la promoción musical en España. Hay que denunciar la mala praxis de empresas como RockNRock, Madness Live y algunas otras por todos conocidas en el mundillo del Rock en general y del Metal en particular.

Hay que comentar las exigencias de los promotores que, por poner un ejemplo, han tomado la costumbre de no acreditar si no se publican dos o tres artículos -obviamente positivos- con anterioridad al evento. Esta suerte de chantaje ha logrado que los promotores no pongan publicidad alguna en los medios (salvo en uno o dos, sabéis cuáles) ya que son los propios medios los que regalan sus banners o módulos a cambio de unas entradas.

Otras miserias del negocio son la concesión de una sola acreditación (o fotógrafo o redactor, pero sólo un profesional), la negativa a conceder herramientas informativas básicas como un simple set-list -lista de canciones- o el cobro de la acreditación mediante una aportación “voluntaria” a una causa solidaria (Rock Fest Barcelona).

Hay otros “impuestos revolucionarios”, como el pago de una consigna para dejar el equipo fotográfico, y otros detalles que denunciar tal que la ausencia de un foso en el que realizar dignamente el trabajo, la anulación o expulsión arbitraria de las personas acreditadas antes del concierto o tras efectuar su trabajo de cobertura gráfica, etc.

Entre los medios de Rock también hay indignación con las respuestas groseras que solemos recibir de muchos encargados del contacto, después de que se han pasado semanas “fusilándonos” con correos electrónicos anunciando su concierto para que, evidentemente, nosotros hagamos “correr la voz” desde nuestra plataforma, o el “chalaneo” o negociación con las acreditaciones (la sempiterna “tendrías que haberla pedido antes”). En el último concierto de W.A.S.P. se llegó a la delirante situación de que la promotora vendió al público unas acreditaciones ya concedidas, para sacar algo más de beneficio una vez agotado el billetaje original.

Listas negras de webs y programas de radio, el necesario relevo generacional en el monopolio de los grandes medios, la previsible “burbuja” de conciertos y festivales que puede desembocar en el bloqueo del negocio de los directos en España… ¡Qué lejos quedan aquellos tiempos en que eran ellos los que nos llamaban sólo para contratar publicidad en la revista Los+Mejores y, de paso, nos rogaban asistir al concierto o festival para que, con nuestros previos y posteriores escritos, el evento o los grupos crecieran!

Desde LosMejoresRock.com apoyamos al cien por cien todas las medidas de presión e incluso boicot a las grandes promotoras. Nuestro crédito y posible prestigio nacen de la personalidad y el criterio a la hora de escribir, y en esa línea vamos a continuar.

Recomendamos a los lectores consultar los artículos publicados en esta web sobre la pasada edición del festival ViñaRock para entender lo que es periodismo verité y con libertad de expresión. La aceptación de este tipo de textos por parte de la audiencia de LosMejoresRock.com nos señala el camino a seguir, que no es otro que el de la independencia y la crítica constructiva cuando ésta sea necesaria. Si nos quieren acreditar, pues bienvenida sea la colaboración entre medios. Pero si no lo creen oportuno los nuevos millonarios del Rock, aquí seguiremos de todos modos.