Necesitamos a más mujeres (y hombres) como Rabia Pérez en el rock español. Esta inquieta artista mantiene un programa de radio en Internet titulado “Rabia Akzión”, un divertido videoblog en You Tube al que bautizado como “Kuestión de rabia” y , por supuesto, un grupo y proyecto musical que hace un par de años publicó su primer y homónimo disco.

Todas las facetas de esta compositora, actriz y comunicadora del barrio de Vallecas, en Madrid, conforman un mismo y poliédrico conjunto casi “renacentista”, en el que destaca su capacidad para la interpretación en cualquiera de sus facetas, con una gran vis cómica y un innegable atractivo físico.

Rabia Pérez es uno de los talentos emergentes con mayor proyección y a poco que centre sus esfuerzos y le sonría la suerte debería estar conduciendo programas en televisión, representando en los medios al colectivo rockero o girando por salas para ir ganando terreno en la escena del Heavy nacional.

Mientras ello sucede, Fátima “Rabia” Pérez sigue difundiendo en varios vídeos los mejores temas de su debut, que vio la luz en 2015. “Prisionero”, “Despedirme”, “Romper a llorar” o “He regresado” permiten hacerse una idea del potencial escénico de la vocalista, a la que acompaña un grupo de jóvenes músicos integrado por el guitarrista Gabriel Peñasco, el bajista Raúl Alberto Sánchez Sierre “Babu”, la bajista Lucy Bass y el batería Sergio “Telón de acero”.

Tras el repertorio de Rabia hay puro Hard Rock en castellano con constantes acercamientos al Heavy Metal e interesantes letras en la medida justa de la experiencia personal. Ahora que vienen las votaciones a lo mejor del año, estaría muy bien que los participantes en las encuestas se acordaran de Rabia Pérez como una de las voces femeninas más rompedoras y llenas de fuerza de nuestra música.

Leo Cebrián Sanz