Además de ser la ciudad de donde salieron Rulo y La Fuga, la cántabra Reinosa es un semillero de buenos músicos como los que componen la formación que presentamos hoy: Stock. El grupo se formó en 2013 y está integrado por Kike (voz, guitarra, letrista y compositor de casi todas las canciones, salvo un par de ellas firmadas por Pere, bajista), Diego (guitarra) e Ibáñez (batería).

Se trata de una banda de gustos e influencias heterogéneas, que combina elementos del Pop, el Rock clásico, el alternativo o independiente e incluso el Folk. En este sentido, en el plano internacional los nombres propios que inspiran sus composiciones son los de The Beatles, Bod Dylan, Rolling Stones, Bruce Springsteen, Tom Petty, Lucinda Williams, Mumford and Sons, Band of Horses e Immaculate Fools -éste de mi cosecha-…

Como vemos, muchos referentes del Classic Rock americano, el Country o ese Folk Rock que llena las salas de pequeño y medio aforo.  De hecho, su imagen como colectivo incide mucho en ese toque elegante de estos nutridos conjuntos que llevan con tanto estilo un aparente desaliño de camisa de leñador y gorros en el pelo para combatir el frío.

El cuarteto canta en castellano, por lo que también resulta inevitable que por momentos recuerden a Leiva/Pereza, Quique González, Los Rodríguez, M-Clan e incluso a una joya oculta de la historia del Pop español que casi nadie recuerda: Los Limones, desde Galicia. Stock fueron ganadores de la segunda edición del concurso musical Santander Joven y en ocasiones actúan en formato acústico.

Su discografía se compone de dos discos: “Cuanto todo va bien” (2014) y “Decidido” (2016). Mantienen una constante actividad en directo, lo que se demuestra en su pericia instrumental y la facilidad para dar vida a melodías evocadoras y llenas de encanto, con un sonido de guitarras ciertamente preciosista. La ambientación de sus canciones te transporta a un prado verde y luminoso, sobre el tumbarse a ver pasar las nubes antes de guaracerse de la lluvia frente una chimenea de leña. Su último CD incluye arreglos de pedal steel, banjo, violín, trompetas y teclados, además de una buena ración de guitarras acústicas.

Amigos del Pop, hay vida más allá de la galaxia Melendi-Malú. Acercaos, que no comemos.

 Leo Cebrián Sanz