El caso de los históricos toledanos Subterráneo resulta de lo más curioso. Sólo editaron un único disco, “Toledo”, que para muchos se encuentra entre los diez mejores álbumes de la historia del Hard Rock y el Heavy Metal español. Corría el año 1987 y el sello Tranvía lo puso en circulación en cassette y vinilo mediante la distribución de Divucsa -yo mismo lo adquirí en una popular tienda de discos de Marbella-. Los comentarios entre colegas generaron poco a poco un pequeño culto en torno a esta edición modesta de un LP lleno de frescura y actitud juvenil, del que pocos pudieron disfrutar en su momento.

El equipo de Hispania Metal lo recuperó en 2010 y le añadió cuatro pistas inéditas, que saciaban de algún modo la necesidad de escuchar algo más de aquel grupo que había quedado en el olvido. Tras su debut, Subterráneo sólo pudo publicar una canción más, “Cientos de kilómetros”, dentro del recopilatorio del programa radiofónico “Emisión Pirata” publicado en 1991 por la circunstancial marca Madrid Records.

Sin embargo, Subterráneo sí tenía preparado un segundo repertorio para su siguiente lanzamiento, que por fortuna ha sido recuperado un cuarto de siglo después por la compañía audiovisual Imagen Death, de la propia capital toledana. Esta vez se ha hecho de una manera digna, y no como pudimos apreciar en 2011 con una extraña edición mexicana de ignota procedencia.

Con motivo del vigésimoquinto aniversario de lo que habría sido su edición oficial, “Siempre solo” ve ahora la luz en una edición coleccionista que incluye seis canciones correspondientes a demos de los años 1989 y 1991. El segundo capítulo de la historia de Subterráneo se grabó en los estudios M-20 de Madrid en agosto de 1992.

Además del compacto, el digipack ofrece un DVD con el concierto celebrado el 24 de junio de 1991 en el Recinto Ferial del Polígono Industrial “Toledo”, al que complementan tres secciones más: “Piezas históricas”, “Anécdotas y comentarios” y “Galería fotográfica”. La tirada de la caja se ha limitado a 300 copias, por lo que los coleccionistas ya se han puesto manos a la obra…

Leo Cebrián Sanz