Hace años asistimos a la presentación del primer disco en solitario de Tete Novoa, cantante de Saratoga en el periodo 2006-2012 y desde 2014 hasta hoy día. Fue una noche de entresemana y tuvo lugar en un lugar pintoresco: el 40 Café, un invento hostelero vinculado a la cadena musical del grupo Prisa, situado en lo que fueron hace años las escaleras de acceso al espacio comercial Los Sótanos  -allí se encontraba la histórica tienda musical Discoplay-.

Aquella velada contó con el apoyo de algunos medios especializados (por cierto, ¡¡la única vez que hemos tenido que pagar las consumiciones aun tratándose de una convocatoria para prensa!!) y la asistencia de numeroso público femenino, poco o nada rockero. Rafa Blas acababa de ganar el programa “La Voz” y daba la impresión de que una parte de la industria andaba buscando un hueco por el que colar a un nuevo Leo Jiménez o a cualquier voz poderosa que pudiera dignificar canciones netamente comerciales en la línea del Pop épico de Mónica Naranjo, por poner un dignísimo ejemplo.

La sensación entonces fue la de que alguien se estaba equivocando de estrategia o momento para aplicarla. Tete es una estrella del rock con una imagen muy magnética y atractiva, pero que luce más y mejor cuando trabaja sobre materiales sólidos. Aquel debutante “TTN” fue publicado en el breve cese de actividad de Saratoga y no obtuvo el eco esperado, pese a los dos singles con los que se promocionó: “Volvamos a empezar” y “Sin saber nada”.

Cuano ya pensábamos que Tete había olvidado sus deseos de mantener una carrera en solitario por su trabajo constante con la banda de Niko del Hierro y Jerónimo Ramiro, el cantante de la localidad madrileña de Pinto nos sorprende con un disco en directo titulado ‘TTN Live’. La grabación se efectuó el pasado mes de octubre en la sala Anubis de su propia ciudad natal, un local que ha entrado con fuerza avasalladora en el circuito de la música en directo en la Comunidad de Madrid.

El concierto recogido en este álbum en directo -de esos que casi ninguna banda se puede permitir o a los que casi ninguna se atreve hoy en día- se basa en el repertorio de aquel CD, interpretado íntegramente salvo en el caso de las pistas octava y novena de aquel compacto: “El último tren” y “Una historia de dos”. De hecho, el metraje comienza con sus dos primeras canciones (“Zero” y “Parte de ti”) y a partir de ahí altera el orden original del repertorio con la inclusión de varias versiones: ‘I remember you’, de Skid Row; “Maldito sea tu nombre”, de Ángeles del Infierno; “Abre fuego”, de Sangre Azul; ‘I want it all’, de Queen y “Tu canción”, de la banda Shaigon, en la que militaba hasta el flamante fichaje de Novoa por una de las grandes formaciones del Metal español.

También hay otras adaptaciones “ocultas” que no revelaremos. Forman parte de un medley -¡¡de catorce minutos y medio de duración!!-, compartido con la versión pianística de “Sin saber nada”, tema que en el recital de Tete Novoa adopta un protagonismo especial. La canción suena también en su versión puramente eléctrica como última entrega de su actuación. Otra de las composiciones que asimismo destaca es “Decidido por mis sueños”, con la participación de un coro infantil que le da una dimensión realmente espontánea y encantadora.

Una pista concreta de ‘TTN Live’ se reserva a la presentación de sus compañeros de faena sobre el escenario del sur de Madrid: Ismael Gutiérrez y Roberto Sánchez (guitarras), Sergio Martínez (bajo) y Kiko Garrido (batería). Los cuatro instrumentistas se desfogan técnicamente en un interludio previo a su reconocimiento público por parte de Tete.

Cabe añadir que el formato audio cuenta con su complemento en DVD, que como elementos adicionales incluye un making-of, una entrevista y la versión de ‘Highway to hell’, de AC/DC.

Leo Cebrián Sanz