La relación artística de la industria audiovisual con el rock en Estados Unidos es bien sabida, por cuanto sus estrellas se relacionan sin problemas con otros compañeros y compañeras del entretenimiento masivo, al punto de ser frecuente la existencia de parejas mixtas de músicos y actores o actrices. También existen actores que mantienen grupos de música para su divertimento y solaz, lo que desde luego no pasa con sus partenaires femeninas.

En las últimas dos décadas, apenas Juliette Lewis se ha atrevido a compaginar ambas facetas, con la lamentable suerte de que finalmente no ha conseguido asentarse en ninguno de los dos campos. Lo ocurrido con la protagonista de “Asesinos natos” parece haber enseñado el camino a Taylor Momsen, voz y guitarra rítmica de The Pretty Reckless, que ha abandonado su carrera como modelo e intérprete en cine y televisión para centrarse en su trayectoria musical. Momsen se dio a conocer en el mundo entero como una de las presencias con mayor aceptación en la serie de TV ‘Gossip girl’.

La discografía de este cuarteto de Nueva York se compone de dos EPs (‘The Pretty Reckless’, 2010; ‘Hit me like a man’, 2012) y tres discos de larga duración: ‘Light me up’ (2010), ‘Going to hell’ (2014) y ‘Who you selling for’, que acaba de salir publicado. La fuerte personalidad escénica de la cantante ha condicionado de manera indicutible la evolución del grupo, que polariza gran parte de su atención en la belleza física y el dramatismo vocal de su imagen más reconocible.

La música de The Pretty Reckless es una mezcla de Hard-Rock americano con ecos del Grunge más cristalino y una alternatividad muy bien medida que aúna comercialidad con calidad artística. Para hacernos una idea, baste decir que han sido teloneros de Evanescence, girado junto a Fall Out Boy y colaborado con Nickelback. Sus seguidores en España esperan que esta vez la banda incluya nuestro país en su gira global.

Leo Cebrián Sanz