A esta noticia se le podría poner el sensacionalista titular de “la música del Diablo se cuela en la Catedral”:

Tony Iommi, guitarrista de Black Sabbath, ha compuesto una pieza especialmente para el coro de la Catedral de Birmingham, su ciudad natal. Iommi se ha encargado de la música y la reverenda Catherine Ogle ha hecho la letra. Pinchando en el vídeo puedes escucharla.

El tema se llama ‘How good it is’ y Tony dice que es una manera de corresponder a lo que le ha dado su ciudad y comenta que “ha sido agradable hacerlo, es estupendo hacer algo por la catedral”. Añadió bromeando: “¡Es un poco diferente a Black Sabbath!”

También ha comentado: “Hace cincuenta años nunca habríamos pensado que un día seríamos honrados por nuestra ciudad como poner estrellas con nuestros nombres en Broad Street o que a un tranvía le pusieran el nombre de Ozzy, es realmente genial y nos enorgullece”.

La religiosa Catherine Ogle ha dicho: “Hace tiempo un amigo común nos presentó y hablamos sobre una futura colaboración musical. Cuando Tony cayó enfermo (de cáncer), nos conocimos mejor, empecé a rezar por él y mantuve más contacto con él y su esposa.”

“Este es un regalo maravilloso que Tony ha hecho a la Catedral, la cual está para servir a todos, así que también queremos conectarnos con Black Sabbath. La letra de la canción proviene de las Escrituras y son palabras muy positivas acerca de las personas que viven juntas en paz y armonía. Esta es una fantástica oportunidad para demostrar cómo un grupo tan diverso de personas puede vivir en Birmingham así. Trabajar con Tony y juntar estilos musicales tan diferentes es una muy buena demostración de todo esto.”

Para aclarar, Iommi concluyó: “La gente pensaba que Black Sabbath éramos satanistas, pero no. Las canciones eran todo lo contrario a la magia negra y el satanismo.”