por Leonardo Cebrián Sanz


Hacía mucho tiempo que no me mandaban callar en un concierto. Y es que una noche de Classic Rock junto a Y&T no es ninguna broma. El respeto reverencial de sus fans hacia Dave Meniketti es de los que imponen. Así que, por favor, permanezcan en silencio y muy atentos a la escucha.

Este “currante” del Hard Rock que es el cantante y guitarrista de Yesterday & Today hace toda una demostración de oficio y beneficio durante casi dos horas. Su voz conserva el registro de antaño y como vocalista demuestra una excelencia que no deja lugar a la duda o las opiniones tibias.

El derroche de garganta de Meniketti no aflojó en todo el metraje de esta “peli” de puro Heavy Rock angelino. Además, nos gustó mucho verle micro en mano para cantar la balada ‘Winds of change’ -pedida con insistencia por las primeras filas hasta incluirla de forma imprevista en el repertorio-.

El cuarteto comenzó a tocar en ese horario casi vespertino que tan poquito nos gusta (nueve menos cuarto) y terminó su show al filo de las once de la noche. Fue una sucesión de clásicos indiscutibles (‘Lipstick and leather’, ‘Don’t stop running’, el inicio acústico de ‘Midnight in Tokio’, ‘Black Tiger’), temas adoptados como propios por el público español (‘Mean Streak’, ‘Rescue me’, ‘I believe in you’ o el éxtasis colectivo de ‘Forever’) e incluso esas canciones 100% comerciales de las que en algún momento parecieron renegar (‘Contagious’ y ‘Summertime girls’). Algo desapercibidas pasaron las cuatro muestras que tocaron de su último álbum: ‘Facemelter’, publicado nada menos que en 2010.

El impresionante estado de forma en que se desenvuelve la banda se demostró en un cancionero que no dio tregua -muy bien articulado además-, sin un final con bises aparentes. La formación se muestra unida y compacta, con John Nymann a la otra guitarra, Aaron Leigh en el bajo y Mike Vanderhule en la batería. Pocas veces hemos visto a todos los compañeros disfrutar desde un lado del escenario de un solo de batería como el introducido en ‘Contagious’. Por supuesto, Dave también tuvo unas breves palabras en homenaje a Leonard Haze, su histórico batería, fallecido apenas unos días antes.

La concordia parece estar ahí, y se nota en la conjunción instrumental de esta máquina perfectamente engrasada.  Por momentos parecíamos estar viendo un DVD ya remasterizado, ya que la calidad del sonido que siempre se percibe en la sala But es todo un alivio para quienes hemos trotado por locales de mucha peor sonorización.

Nosotros somos de los que crecieron viendo sus videoclips en los años 80, devorando ‘In rock we trust’ con avidez de fan y la expectativa muy lejana de disfrutar en directo de esas historias filmadas de un adolescente incomprendido al que la mascota de Y&T salvaba siempre del acoso de sus compañeros de instituto.Todos somos nerds… y a mucha honra.

También debieron serlo Carlos Raya o Juanjo Melero, los componentes de los extintos Sangre Azul, el guitarrista Jorge Salán o incluso el veterano promotor Robert Mills, más conocido por “el de la coleta y la camisa hawaiana”. Todos ellos andaban por allí, pululando entre el gentío que llenó But en pleno jueves. Si alguien dudaba del tirón de un grupo que últimamente repite casi cada año, he aquí la prueba del interés del respetable… incluso cuando el coste de la entrada resulta algo excesivo.

Sólo nos arrepentimos de algo: no haber comprado el ejemplar de ‘Welcome to the Groove House’, la novela de Jill Meniketti -la esposa de Dave y manager de Y&T-, que firmaba ejemplares en el puesto de merchan. Para compensarlo nos llevamos otros recuerdos, aprovechando que por una vez la tienda era de precios accesibles y sus productos de una variedad contrastada (hasta parches de batería).

Set-list: On with the show / Lipstick and leather / Don’t stop runnin’ / Dirty girl / Mean streak / Down n’ dirty / Don’t bring me down / Winds of change / I’ll keep on believing (Do you know) / Blind patriot / Black tiger / Midnight in Tokio / Take you to the limit / Hang’em high / I believe in you / Contagious / Summertime girls / Rescue me / I’m coming home / Open fire / Forever