Eduardo Rodríguez Rodway, el único componente vivo de los legendarios Triana, parece estar ganando la batalla a la apropiación indebida del nombre de su grupo. Hace meses volvió a cargar contra la versión adulterada de unos Triana que se anunciaban como tales, pero que no contaban ni con su beneplácito ni con autoridad moral alguna.

El guitarrista hizo un duro comunicado que dio mucho que hablar, en el que ponía de vuelta y media a los usurpadores de los verdaderos Triana. Tiempo después, comprobamos con satisfacción que la contratación de los impostores ha cesado prácticamente en su totalidad, mientras se presenta por fin un tributo que sí está autorizado por Rodway.

Ha sido la banda Zaguán la elegida para dar carta de naturaleza a ese homenaje en directo a Triana que se venía demandando desde hace años y que hasta ahora sólo se había manifestado en su formato más polémico e interesado. Zaguán sí llevan toda una vida haciendo Rock Andaluz, como lo prueba su discografía desde 2000, cuando su maqueta “Raíces” comenzó a recuperar el legado de uno de los grandes estilos de rock autóctono que ha dado España. Dos años después editaron un CD homónimo, todo él de canciones propias, y ya en 2005 llegó “Testigo del tiempo”.

Como premio a su admiración por esos Pink Floyd sevillanos que fueron Triana, Zaguán participó en el “Homenaje a Jesús de la Rosa”, un CD auspiciado por los descubridores del trío, Gonzalo García-Pelayo y su hermano Javier.

Las próximas citas de esta velada en reconocimiento a los creadores de “Sombra y luz” tendrán lugar en Sevilla (10 de marzo, sala Malandar), Madrid (12 de marzo, sala Caracol) y Málaga (25 de marzo, París 15).

Leo Cebrián Sanz