Tras un primer día con más de 1.200 personas, el sábado prometía tener mucha más afluencia de público y eso se notó desde el primer momento.

Los encargados de abrir la segunda jornada fueron los navarros Mosh, los cuales demostraron su calidad y potencia con un directo que sorprendió a más de uno. En él incluyeron canciones como “Lazo de sangre” o “La fiera”.

Avida Dollars fueron los segundos en subirse al escenario. Los barceloneses nos ofrecieron su peculiar estilo, en el que se combinan unas fuertes distorsiones de las guitarras con la voz melódica del cantante. Conectaron muy bien con el público.

La plaza se iba llenando y eso se notaba en el ambiente. Deskarte supo aprovecharse de ello, levantando el ánimo de todo el público con su Rock callejero y haciendo que todos los que allí se encontraban se llevaran un muy buen recuerdo del grupo.

Pero sin ninguna duda, la revelación de este primer A Cop de Rock llegaba con Manifa, quienes nos deleitaron con una de las actuaciones más sorprendentes de este festival. Manifa saltaba al escenario con su Punk Rock y ese toque siniestro que aporta Mena, la voz del grupo. Caracterizado de payaso, nos brindó una magnífica actuación llena de provocaciones hacia el público. Incluso llegó a enseñar sus genitales en varias ocasiones, acompañado de una banda que interpretaba cada tema como si fuera el último. Un set-list en el que cada canción es una crítica hacia alguien o algo.

Llegó el turno de Bocanada, la banda de Martín Romero, el hermano de Kutxi, de Marea. Demostraron que ya son una banda consolidada y que tienen gran cantidad de público a su favor. Éste no dudó en apoyarles en cada canción, saltando y cantando con ellos sus canciones hasta convertir la plaza en una fiesta.

Mucha gente esperaba a la banda que venía a continuación, debido al tiempo que habían estado algo apartados de la escena. Los Benito saltaban al escenario y el público los recibía con una calurosa bienvenida, que no decayó en ningún momento de la actuación. El final con “Valencia” fue el momento álgido .

Los Benito

 

Con su Rock Urbano, Mala Reputación nos ofreció una actuación en la que demostraron su nivel; fue muy bien recibida por el público, pese a los pequeños problemas de sonido que existieron. Los asturianos supieron estar a la altura y el público se lo agradeció.

Mala Reputación

 

Llegaba el momento de subir la temperatura del festival y no había mejor banda para hacerlo que Hamlet. Los madrileños derrocharon energía y volvieron locos a todos, convirtiendo su actuación en una de las mejores del festival. Pese a que existieron bastantes problemas con el sonido -que pudimos observar por las constantes quejas de su cantante Molly hacia los técnicos de sonido-, todo el público botó y cantó con ellos sus temas mas míticos, como son “Muérdesela”, “Irracional” o “Jodido facha”.

Hamlet

Tras ellos llegaba otro de los cabezas de cartel de este festival. La Fuga (en la imagen que encabeza el artículo) no defraudaron al público que los esperaba y nos brindaron una actuación impecable, en la que tocaron sus temas más míticos -como “Heroína” o “Por verte sonreír”-, además de otros de sus últimos trabajos. Sin duda, fue uno de los grandes momentos del festival. Eso se pudo notar en la gran afluencia de público y en cómo éste no dejaba de ovacionarles al final del concierto.

Sínkope saltaba al escenario con algo de retraso. Fue el único de todo el festival, ya que la organización había conseguido cumplir con todos los horarios. Rápidamente la banda consiguió meterse al público en el bolsillo. Éste se mostró entregado y dispuesto a corear cada una de las canciones que el grupo interpretaba.

Llegaba el turno de Flitter. Los navarros demostraron toda la experiencia que tienen encima de los escenarios con su mezcla de Thrash/ Nu Metal/ MetalCore… rebelde y una actuación en la que tocaron grandes temas suyos como “La Chelito” o “Putas del poder”.

Debido a tantas horas de conciertos, por desgracia el público había disminuido notablemente y Aphonnic, que ponían el punto final a este A Cop de Rock, sufrieron las consecuencias. Pese a la escasa audiencia, pudimos disfrutar de la gran calidad de estos chicos, como quedó demostrado en canciones como “Amarga despedida” o “Cunfia”. Los de Vigo se mostraron tremendamente agradecidos con los pocos que estábamos allí y no pararon de agradecer una y otra vez que aguantásemos hasta esas horas.

Aphonnic

 

Hay que recalcar otra vez la buena organización que ha demostrado este festival, que por cierto ya les gustaría tener a otros muchísimo más grandes. Sobre todo, es necesario tener en cuenta que A Cop de Rock ha sido autogestionado; los encargados han sido Jordi Díaz y Montse Carrera, que han hecho un muy buen trabajo.

Si hay alguna pega que sacarle a este festival, en mi humilde opinión, es la duración. Fueron demasiadas horas y ello se vio reflejado en el público de las primeras y últimas horas, además de lo que supone a todo el personal de trabajo estar tantas horas seguidas allí. Y quizá también haya que mejorar el emplazamiento, ya que la acústica y el calor entorpecieron en muchas ocasiones las actuaciones. Aun así, estamos deseando que anuncien una próxima edición de A Cop de Rock para el año que viene.

Texto y fotos: Rebeca Cid Vela.